Etiqueta: decor

Nuestra Menina

Hace unos meses nos propusieron desde Milbby participar en un corcurso: decorar una Menina.

Sí sí, como las de Meninas Madrid Gallery pero a pequeña escala.

Para poder participar necesitabas hacerte con tu Menina y decorarla a tu estilo. Una vez terminada, tenías que publicar una foto mostrando el resultado.

Tengo que deciros que nosotros nos motivamos desde un principio a participar, a pesar de que encontrar la inspiración para decorarla nos costó un poco.

Más que nada porque no queríamos decorala por decorarla, ni cargarla mucho… ya que nos encanta como es incluso solo en blanco.

La cuestión, tras mucho darle vueltas, investigar sobre varios temas, buscar inspiración… encontramos nuestra idea!!! y por supuesto, nos pusimos manos a la obra.

En cuanto a materiales, la verdad es que hemos necesitado muy pocos:

Eso sí, nos hemos ayudado de la tecnología un poco (así como de los conocimientos de Raúl). Y de este modo, hicimos una simulación de lo que queríamos hacer para ver cómo quedaría.

Decorarla ha sido muy entretenido y divertido, y hemos disfrutado mucho!

Para que quedara tal y como habíamos pensado, lo mejor fue proyectar sobre la Menina para que nos quedara justo como deseábamos -Si yo me imagino algo, necesito que quede igualito-.

De este modo, comenzamos marcando primero donde queríamos que fueran las diferentes manchas de color con un lápiz.

Y una vez las tenemos definidas, comenzamos a pintar.

En nuestro caso hemos elegido dos colores de la gama Eggshell de Pinturas La Pajarita: Vintage Yellow y Serenity Blue.

El escoger estos dos colores tiene un motivo. Tal y como os adelantaba por Instagram hace unos días el azul es por el cielo. Parece que en estos días lo vemos más azul que nunca, mas bonito… poder volver a salir a la calle, y mirar al cielo, disfrutar de él…

El amarillo por el sol; siempre brilla, nos da calor, nos alimenta y nos carga las pilas… en un día malo, un ratito de sol incluso puede hacer cambiar nuestra perspectiva.

Una vez tenemos las «manchas» pintadas y han secado bien. Proyectamos de nuevo para comenzar a dibujar las hojas que terminarán de decorar nuestra Menina.

Si bien es cierto que estas hojas que hemos dibujado son muy sencillas y seguro que muchos y muchas os atreveríais a dibujarlas a mano, ya sabéis que yo para dibujar soy completamente nula, y la verdad me apetecía que quedara bien XD

El último paso, y ya mas cómodos sin el proyector, fue repasar estas hojas con un rotulador imborrable de punta fina para que estas hojas queden en línea.

El motivo de elegir dibujarle estas hojas fue por la primavera. Estamos viviendo una primavera en su máximo esplendor, en el que la naturaleza ha recobrado su espacio. Tenemos parques, jardines, y calles llenos de flores.

Esta es nuestra forma de ver con optimismo esta “nueva fase” en la que nos encontramos y que nos llevará de nuevo a la normalidad y los abrazos (con lo que yo echo de menos los abrazos!)
Sabemos que nuestra Menina nunca tendrá el nivel de las de @meninasmadridgallery pero nos ha encantado poder participar en este concurso y decorar la nuestra. Además, ya le hemos buscado un sitio privilegiado en casa 🙂

Y aquí la tenéis terminada!!!

Esperamos que os guste, y por supuesto que le guste al jurado del concurso 😉

Bescos a puñaos!!!

DIY reloj con falso patchwork

Uno de los últimos talleres de 2019 fue este reloj con mini hexágonos que tanto triunfó. Y a pesar de que ya ha pasado algún tiempo, todavía teníamos pendiente dejaros por aquí el paso a paso.

Hay veces en las que nos pilla el toro, es cierto. Pero si os prometimos que subiríamos el tuto, lo hacemos 😉

Y aquí está la prueba:

Vamos a ello!!! veamos los materiales:

El primer paso es cortar con gomaeva piezas iguales que las que tenemos de madera. Ello nos ayudará a conseguir un «acolchado» muy similar al que se consigue en patchwork y de un modo muy muy fácil.

Con estas piezas cortadas, ya podemos ponernos manos a la obra para comenzar a crear nuestro reloj.

Vamos a forrar nuestras piezas con las diferentes telas de colores. Para ello nos ayudaremos de una grapadora para que la tela quede bien tensa y consigamos de este modo el efecto deseado.

Tal y como se ve en las fotos, colocaremos primero la tela, después la gomaeva y por último la madera para comenzar de este modo a forrarlas.

La grapadora que nosotros hemos usado es de Salki, al ser eléctrica es muy cómoda y no es necesario hacer fuerza para grapar, pero si tenéis una de las manuales también la podéis usar sin problema, el resultado será el mismo.

La técnica que vamos a emplear es muy similar a la que se utiliza cuando se tapiza pero en este caso a muy pequeña escala. Iremos grapando siempre lados opuestos para que la tela quede con la misma tensión por todos los lados y sin arrugas raras.

Si no tenemos grapadora, también lo podemos hacer con la pistola de silicona caliente.

De este modo lo hacemos en todas las piezas, pero… Atención! en una de ellas debemos hacer un agujero por el que introduciremos el mecanismo del reloj.

Para ello, marcamos el centro en una de las piezas.

Y con el taladro y una broca de madera hacemos un agujero.

Ahora sí, podemos forrar esta pieza del mismo modo que lo hicimos con las anteriores.

En el caso de esta pieza, al tener el agujero, debemos abrirlo también en la tela y la goma, para ello nos ayudamos con un lápiz.

Por el trasero de la pieza, abrimos la tela hasta ver el agujero y lo atravesamos con el lápiz de modo que abramos la gomaeva y la tela.

Y listo! esta será la pieza en la que colocaremos el mecanismo del reloj.

Ahora nos toca, para mí, la parte más importante, y la que más cuesta, decidir la forma de nuestro reloj!

En los talleres siempre digo que el momento en el que decidimos como queremos que quede nuestro proyecto es el más importante y por ello es en el que más tiempo debemos emplear.

Yo os recomiendo que, en este caso, juguéis con las piezas probando formas y combinaciones de telas.

Una vez hemos decidido la forma de nuestro reloj, comenzamos a unir las piezas entre sí por la tarde de atrás con la grapadora.

Tal y como os mostramos en las fotos, os recomendamos que unáis cada uno de los lados con, al menos, un par de grapas para que quede bien sujeto y las piezas no se muevan.

Con las piezas unidas entre sí, es el momento de colocar el mecanismo del reloj. Los nuestros son de Innspiro. Nos gusta el diseño de las saetas rectas y sencillas.

Para montar el mecanismo, os recomendamos siempre seguir las instrucciones del fabricante. Es muy sencillo de montar ya que tan solo tendremos que colocar las piezas en orden y sujetarlas bien.

Y por fin! ya tenemos listo nuestro reloj, tan solo nos queda colocarlo en el lugar deseado 🙂

Qué os parece, os animáis a hacerlo??

Besacos a puñaos!!!

Wabi-Sabi, la belleza de la imperfección

Wabi-sabi (侘・寂) es un término japonés que describe «la belleza de la imperfección». Este punto de vista está muy presente en la sociedad japonesa: en forma de elementos de aspecto natural o rústico que aparecen en los objetos cotidianos o en algunos elementos arquitectónicos.

El wabi-sabi combina el minimalismo, con la calidez de los objetos provenientes de la naturaleza.

Hoy me paso por aquí, además de para dejaros esta breve definición del concepto, para poder mostraros cómo aplicar esta pintura y conseguir este fantástico efecto imperfecto en vuestras paredes.

Como podéis ver en el vídeo es muy fácil, y lo mejor de todo? que no hace falta ser un experto pintor ni tener una buena técnica para aplicarla, sino todo lo contrario.

Para aplicarla lo único que necesitamos es aplicar brochazos en dos direcciones, éste es el secreto para que quede perfecto. Pero os lo detallo todo un poco más.

Esta es una pintura mineral (algo similar a la cal) y lo mejor de todo es que a penas huele y tiene un secado muy rápido. Tal y como se ve en las imágenes, es un tipo de pintura muy muy espesa -del estilo de cuando amasamos cemento- por ello es importante la dilución que hagamos en agua para su aplicación.

Para la primera capa (para conseguir el acabado tenemos que aplicar dos) diluimos un 60% de pintura, con un 40% de agua y mezclamos bien.

Para comenzar a aplicarla, tan solo necesitamos un pincel plano o paletina y comenzamos a pintar dando brochazos en dos direcciones, como si hiciéramos cruces.

Una vez tenemos aplicada la primera capa, creamos la segunda disolución en agua y damos una segunda mano de pintura.

Los porcentajes para esta nueva disolución son:

Con la primera capa de pintura totalmente seca, y esta segunda dilución en agua bien removida, podemos comenzar a aplicar una segunda pasada de pintura wabi-sabi sobre la superficie.

En el caso de esta segunda capa, la pintura es mucho más espesa y por lo tanto es lo que nos va a ayudar, ademas de aplicar mayor color, a conseguir el efecto de textura deseado.

Ahora tan solo queda dejar secar bien y listo!

En muy poco tiempo y sin ninguna técnica especial, podemos dar a cualquier habitación de la casa un toque especial y personal con esta pintura.

Yo reconozco que cada vez me gusta más y tengo claro que en la próxima reforma de la casa, alguna de las paredes tendrá este acabado.

Besacos a puñaos!