Como ya os hemos ido adelantando por redes, hemos continuado con la transformación de nuestra casa, y en este caso le ha tocado a la escalera

Tras pensar mucho si cambiarla o no, qué hacerle y demás… decidimos que no queríamos meternos en líos de obras y demás y que lo mejor era una transformación manteniendo la escalera original. 

Vale, primer paso listo. Ahora el siguiente, trasformación? y esto como lo hacemos?

Tras investigar (y pensar mucho) decidimos -y creemos que fue la mejor idea- ponernos en contacto con Belén y Paula, las chicas de Pintar sin Parar

En seguida nos dieron respuesta a nuestra preguntas, y así nació la colaboración a través de la cual nuestra escalera ha dejado de ser “antigüilla” y se ha quedado “requetebonita”. 

Efectivamente, la hemos pintado, y con pintura chalk!!! Si bien es cierto que esta pintura no se recomienda para este tipo de superficies. En este caso, desde Fleur y Pintar sin Parar nos recomendaron una imprimación y un barniz que han hecho que esto sea posible. 

Os enseño los materiales y comenzamos con el proceso de transformación. 

Creo que es de las veces que más materiales hemos utilizado

Como siempre en este tipo de proyectos, el primer paso es limpiar bien la superficie a pintar y transformar.  Una vez limpia, encintamos para poder comenzar con la imprimación

Tenemos unos suelos de los más feitos, eh? imaginaros por donde queremos continuar… 

Es el momento de comenzar con la imprimación. En este caso es de tres componentes. Los tenemos que mezclar bien entre si con la ayuda del taladro para poder batir bien. 

Mezclarla es muy fácil y en a penas un par de minutos está lista. Hay que conseguir que una vez están los tres elementos mezclados, tenga una textura similar a la masilla o el cemento. 

Para aplicarla, nos ayudamos con una llana y una paleta para que quede lo más liso posible.  Esta imprimación la tenemos que aplicar por la superficie a pintar. 

Es muy importante el tiempo de secado (24h) sin pisar la superficie. Una vez está completamente seco, toca lijar para dar un acabado perfecto y que quede bien suave y fino. 

Al terminar de lijar, comprobamos que el acabado es tal y como deseamos y limpiamos de nuevo para proceder a pintar (este es el momento que más me gusta) Nosotros comenzamos pintando la huella y los rodapiés ya que era la zona más amplia)

Previamente a pintar, por supuesto, encintamos de nuevo para proteger las zonas que no queremos pintar con este color. 

Como veis para que sea más fácil el proceso nos hemos ayudado de una cubeta y de los rodillos de Fleur, que os tengo que decir que aunque yo soy más de pincel, he disfrutado muchísimo y me encantan!!!

Dejamos secar este primer color (french mood) y seguimos por el frontal de los escalones. Como habéis visto en la foto inicial hemos creado un dibujo de mosaico por lo que primero pintamos la base, en este caso el color elegido fue chalk white. También nos hemos ayudado del rodillo para que la capa de pintura quede bien repartida y sea uniforme. 

Lo dejamos secar todo bien y nos ponemos manos a la obra con mi parte preferida por excelencia, pintar con el stencil. 

El stencil lo cortamos nosotros mismos con ayuda de Silhouette. Esto nos vino genial para poder cortarlo al ancho del escalón y por lo tanto que nos fuera más fácil a la hora de pintar. 

Para pintarlo, por supuesto lo hemos hecho con el pincel de estarcir y un color super bonito como es Malmo Green. 

Este proceso para mi es super relajante, y a pesar de que hay que llevar mucho cuidado y se tarda más que pintando únicamente con el rodillo, tengo que deciros que yo disfruté muchísimo pintándolo. 

El único inconveniente es que nuestras escaleras en una zona en concreto son muy estrechas y eso hacía que fuera un poco complicado moverse, pero por lo demás, yo feliz como una perdiz! 🙂 

Una vez terminé de pintar el stecil, cuando vimos la escalera, casi se nos cae la lagrimilla!!! 

Lo dejamos secar bien, y vamos a por el ultimo paso, el barniz!. En este caso el barniz que nos recomendaron está formado por dos componentes y es mate. (Es muy similar al barniz que se usa para pintar azulejos, pero en este caso, huele menos)

Por supuesto es muy importante mezclar bien ambos componentes. Lo aplicamos por toda la superficie y para ello utilizamos un rodillo de microfibra que es el que recomienda el fabricante. 

Con el barniz, al igual que con la imprimación, es muy importante que respetemos bien los tiempos de secado. Tenemos que estar 24 horas sin pisar para evitar que queden marcas o se ensucie, y listo!!!. Si!!!!! por fin tenemos nuestra escalera terminada!!!! parecía que ese día no iba a llegar, pero por fin llegó y no os podéis ni imaginar mi felicidad, por fin verlas cambiadas y a nuestro gusto, y lo mejor? hecho por nosotros mismos. 

Por supuesto con un proceso como este teníamos que montar un vídeo para que veáis bien el paso a paso y todo el proceso, porque de verdad, nosotros estamos encantados con el acabado y el resultado final. 

Qué os parece? vosotros también pensáis que ahora deberíamos continuar por el suelo?? Creo que el monstruo se ha despertado!!! jajaja

Desde aquí, mil gracias tanto a Fleur como a Pintar sin Parar por su ayuda, consejos y aguantar nuestros cientos de mensajes con dudas. Si no hubiera sido por ellas, esto no habría sido posible, y la verdad, estamos más que enamorados del resultado. 

Besacos a puñaos!!!!

PD: tengo que decir que los dos primeros días pasé  mucho tiempo sentada mirándolas alucinando con el cambio. 

4 Comments on La transformación de nuestra escalera

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.