Categoría: DIY

Transformación de una alacena con las pistolas Wagner y esmaltes

Esta alacena estaba casa antes de que llegáramos nosotros, siempre nos ha gustado y siempre hemos tenido claro que queríamos transformarla, pero iba pasando el tiempo y no nos decidíamos a «meterle mano».

Al final, y gracias a una propuesta de Wagner nos decidimos a ponernos manos a la obra y nos alegramos un montón de haberlo hecho.

Reconocemos que es un proyecto al que le teníamos muchas ganas, pero al mismo tiempo teníamos tantas ideas para ella que no nos decidíamos a comenzar. Pusimos todas las ideas sobre la mesa, descartamos unas cuantas, y finalmente elegimos los materiales, y los colores (lo que a mi más me cuesta siempre).

Como no me puedo contener, y además creo que ya estoy desentrenada de comentaros cosas por aquí, os dejo ya el vídeo resumen del paso a paso.

Como os decía esta alacena ya tiene bastante tiempo por eso el primer paso antes de ponernos a pintar fue lijarlo todo bien para eliminar las anteriores capas de barniz. Una vez eliminadas estas capas limpiamos bien y rellenamos con masilla para tapar las posibles muescas y agujeros no deseados.

La masilla que hemos utilizado es una masilla para madera de secado rápido. Este tipo de masillas ya vienen preparadas y son muy fáciles de usar.

Con la masilla seca comenzamos a desmontar para que sea más fácil manipular y pintar nuestro mueble.

Del mismo modo, eliminamos los cristales de las puertas. Los hemos desechado ya que le queremos crear un nuevo aspecto.

Antes de ponernos a pintar, es muy importante limpiar bien y eliminar los restos de polvo. Recordad que si limpiáis con un trapo húmedo hay que dejar secar antes de comenzar a aplicar la pintura.

Ahora sí, preparamos nuestra máquina para comenzar a pintar. para este proyecto vamos a utilizar la Wagner W 100, una máquina con menor presión ideal para proyectos pequeños. Además, le hemos puesto el depósito Zero Gravity que es perfecto para esmaltes y que nos ha ayudado a obtener un acabado perfecto.

Para pintar hemos elegido los esmaltes de Montó Bricolovers, unos esmaltes al agua que son perfectos para poder pintar en casa. Hay que tener en cuenta que para pintar con este tipo de máquinas tenemos que diluir siempre sobre un 10% la pintura para evitar que la pistola se obstruya y conseguir un acabado perfecto.

Una vez tenemos la pintura bien mezclada dentro del depósito, cerramos bien y comenzamos con la parte más divertida, a pintar!!

Hemos comenzado con el interior de nuestra alacena. La hemos pintado en blanco mate para que después contraste con el resto de elementos.

Al mismo tiempo, hemos cortado, del mismo tamaño que los anteriores cristales, la rejilla de gallinero para también pintarla en blanco. Con esta pistola es super fácil pintar cualquier cosa!

Mientras que seca el color blanco, encintamos y protegemos. Para ello nos ayudamos de la cinta de pintor y papel. Al pintar con pistola, y teniendo en cuenta la presión de la pintura, repasamos muy bien todas las cintas para que queden bien pegadas y no haya ninguna pequeña filtración.

Vamos a por la mezcla del segundo color: Azul Túnez. A la hora de cambiar de color, es importante limpiar bien el depósito para evitar mezclas. En un momento y solo con un poco de agua caliente lo tenemos completamente limpio.

Repetimos el proceso de dilución con agua para el nuevo color.

Con este nuevo color hemos pintado las puertas y los bordes de nuestra alacena.

Una vez hemos terminado de pintar, retiramos las cintas y la protección y comenzamos a prepararnos para aplicar el tercer y último color: Amarillo Mostaza Claro. Para ello protegemos de nuevo aquellas zonas que no queramos que se nos pinten de este color.

Es cierto que con este tipo de pistolas podemos controlar muy bien la pintura y a penas se mancha, pero siempre es importante proteger para evitar cualquier «susto».

Una vez todo pintado, retiramos toda la cinta y limpiamos la pistola. De este modo nos garantizamos que quede perfectamente limpia y lista para poder utilizarla de nuevo proximamente.

Para terminar, nos quedan los pequeños detalles de nuestra alacena. Para el fondo tanto del mueble como del cajón vamos a poner un papel pintado. Para ello tomamos medidas y lo cortamos.

Para pegarlo podríamos usar cola para papel pintado, pero como nosotros lo vamos a poner sobre madera lo hemos hecho con cola blanca de secado rápido (una de nuestras máximas aliadas).

Recordad pegar muy bien los bordes y repasar bien toda la superficie para evitar que quede aire en el interior ya que después se nos puede despegar.

Ahora es el momento de montar las rejillas en el lugar en el que antes teníamos los cristales.

Las montamos del mismo modo en que estaban fijados los cristales y así nos aseguramos que quedan en su sitio! Colocamos de nuevo las puertas, los pomos….

Y ya solo nos queda colocarla para poder comenzar a disfrutarla al máximo con su nuevo estilo!

¿Que os parece? creo que hemos conseguido darle el cambio que estábamos buscando! y además, con muy pocos materiales y en muy poco tiempo!

Que ganas teníamos de volver por aquí. Prometemos estar mucho más activos.

Besacos a puñaos!!!

La transformación de nuestro salón

Las ganas que tenía de poder pasarme por aquí y sobre todo, de enseñaros lo que vengo a enseñaros hoy. Sí señoras y señores, por fin! la transformación de nuestro salón!!! (leer esto imaginando a gente haciendo vítores, please XD )

Por fin, tras varios meses, un confinamiento, una mudanza express y preparar la Jipiboda, hemos podido terminar de montar el vídeo y sacar las fotos. Os pedimos, ambos, desde ya mil perdones, pero que os vamos a decir de cómo fue 2020, pues eso, que así también nuestra vida.

Así es como se encuentra nuestro salón ahora mismo, y la verdad es que lo vemos y tenemos una satisfacción inmensa al pensar que ha quedado tal y como imaginábamos.

Porque tal y cómo os mostramos a continuación es cómo lo dejaron los albañiles al marcharse (puede que un poquito más sucio, pero tuvimos una suerte con ellos increíble, y lo dejaron todo genial y tal y como queríamos). Nos hubiera encantado poder hacerlo todo nosotros, pero era imposible.

Comenzar a preparar para pintar

Una vez pudimos volver a casa, y con nuestro salón en estas condiciones, comenzamos con la que es para mí la peor tarea de todas, y la que creo que tuve que hacer más veces, lijar.

En algunas zonas lijamos a mano con los tacos de lija de Miarco, que nos ayudaron muchísimo, y en zonas dónde había que hacer más fuerza o era una zona más grande, con la lijadora eléctrica.

Por puesto, y tal y como estáis pensado, todo todo todo se llenó de polvo. Entonces comenzó la segunda parte y menos divertida, eliminar todo ese polvo.

Con todo completamente limpio, llegó el momento de proteger para poder comenzar a pintar. Para ellos nos ayudamos de todos los productos de Miarco.

Por supuesto, protegimos todas aquellas zonas que no queríamos que se mancharan de pintura como puertas y ventanas.

Y cubrimos las zonas delicadas como los rodapiés y demás.

Primero aplicamos cinta de pintor para después añadir cinta con papel y garantizar que toda la zona quedaría limpia. Además, retirar después este tipo de cinta sabéis que es super fácil ya que no deja nada de residuo.

Con todo protegido, llega nuestro momento preferido, comenzar a pintar. Pero un momento, también tenemos que proteger el suelo. Para ello utilizamos las mantas que tienen en Miarco.

Este tipo de mantas van genial ya que se pueden mover con facilidad no resbalan… y hasta se pueden lavar en la lavadora (si no está muy mal) y reutilizarla. Nosotros estamos encantados con ella y a partir de ahora va a ser un indispensable para nosotros.

Imprimación

Una vez todo protegido y preparado, comenzamos a prepararlo todo para pintar. En nuestro caso, como teníamos las paredes únicamente con pladur, aplicamos primero una capa de imprimación universal para preparar de este modo la pared y conseguir así que la capa posterior de pintura agarre mejor y quede perfecta.

Por supuesto, nos apoyamos en una de nuestras marcas de referencia (y preferida) Montó Bricolovers.

Para aplicarla decidimos hacerlo con nuestra pistola Wagner. Si nos seguís en redes sabréis que después comenzó a fallar y no nos permitió terminar todo el salón con ella, pero sí que nos ayudó en gran parte.

Aplicar la imprimación es igual de sencillo que aplicar la pintura y la podemos aplicar tanto con pincel, como con rodillo o incluso con pistola.

Es importante diluirla un poco antes de utilizarla y como consejo, sobre todo si pintáis con pistola, filtrarla antes. Para ello nosotros utilizamos los filtros de papel desechables de Miarco.

Es importante que la apliquemos de manera uniforme por toda la estancia para que después la pintura se adhiera perfectamente.

Esta imprimación seca super rápido, pero nosotros siempre recomendamos esperar 24 horas antes de comenzar a aplicar la pintura. De este modo nos aseguramos que todo está completamente seco; y porqué no decirlo, así descansamos un poco 😉 .

Una vez seca un amigo pintor nos recomendó dar una pequeña pasada de lija antes de comenzar a pintar y así hicimos. Sí, volvimos al día de la marmota, se nos llenó todo de nuevo de polvo, pero creo que el acabado merece mucho la pena.

Truco antihumedad

Antes de comenzar a pintar aplicamos pintura antihumedad en el bajo de la escalara ya que es una zona en la que suele aparecer. Lo hicimos con la pintura en spray antihumedad de Pintyplus. Es blanca y se aplica de manera muy cómoda además es de secado rápido.

Comenzamos con la pintura

Continuamos con la pintura; como os decía, la pistola comenzó a fallar. Básicamente el gatillo perdió fuerza y eso nos comenzó a dar problemas a la hora de esparcir la pintura, por ello para la pintura nos pasamos al rodillo.

La pintura que hemos utilizado es blanco mate excellence de Montó Bricolovers. Nos encanta esta pintura ya que a penas huele, seca muy rápido y tiene un blanco súper limpio y bonito. Además es una pintura lavable.

Del mismo modo que con la imprimación, es importante mover bien la pintura antes de comenzar a pintar; también la podemos diluir con un poco de agua.

En las fotos superiores podéis ver el proceso. De esta pintura decidimos aplicar dos capas ya que al ser paredes nuevas y ser la primera vez que se pintaban pensamos que sería lo mejor.

El bajo de la escalera

Con los últimos retoques de las paredes del salón, nos pusimos manos a la obra con el bajo de la escalera. Pensamos que al ser todo tan blanco podría ser una buena zona para añadir un poco de color, y para ello nos decidimos por la gama Nordic también de Montó Bricolovers.

Es la misma pintura que utilizamos para los cambios en el baño.

También la aplicamos con rodillo y para ello la diluimos con un 5% de agua para que sea algo más ligera. El color que elegimos es Jade Klar.

En este caso también es importante mover bien la pintura antes de comenzar a pintar, para ello utilizamos un palo mezclador.

Esta pintura nos ha sorprendido gratamente, de echo ha pasado a ser de nuestras preferidas, si bien es cierto que es de esas pinturas que hasta que no seca no ves completamente el acabado final.

Con todo pintado, solo queda dejar secar del todo y comenzar a amueblar de nuevo.

No os imagináis el placer al verlo todo pintado de blanco y tan amplio!

A decorar

Y ahora sí! ya todo amueblado y listo para disfrutarlo!!!

El sofá, la mesa y las sillas y los complementos como las lámparas son de Ikea. Los cuadros de Posterlounge y los muebles de Muebles y Salón.

El vídeo

Como sabemos que este es un post largo, os dejamos por aquí también el vídeo por si lo queréis ver mejor o incluso vernos a nosotros por ahí danzando XD.

Qué os parece? para nosotros ha sido un gran cambio ya que antes había paredes de colores, con muros irregulares y mucho espacio desaprovechado.

Pero como se que lo que aquí echáis de menos es ver la mandanga, es decir, como estaba todo durante la obra y antes de comenzar a pintar… Aquí os lo dejo! (sí, he dejado lo mejor para el final)

Esperamos que os haya gustado!

Y sí, animarse a hacer cosas uno mismo en ocasiones es difícil, pero al terminar, la satisfacción personal es máxima.

Besacos a puñaos!

DIY Coronas de eucalipto estilo nórdico

Venga, que ya tenemos aquí la navidad y eso siempre nos anima a decorar y por supuesto a hacer nuevos diy para crear nosotros mismos la decoración.

Hoy os traemos nuestras coronas navideñas de este año, y sí lo digo en plural ya que este año hemos puesto varias, aunque pequeñitas y muy sencillas.

Tenía estos aros de macramé desde hace ya algún tiempo y pensamos que era una buena forma de darles uso. Justo con uno de estos aros también creamos nuestra corona de navidad del año pasado.

Os dejo AQUÍ el enlace al post del año pasado.

Pero… a lo que veníamos hoy que me despisto. Vamos a ver los materiales:

Tan sencillo como esto. Si no tenéis pistola de silicona lo podéis sustituir por un alambre finito, y si no tenéis eucalipto (nosotros todavía estamos reutilizando el de la Jipiboda) lo podéis hacer con ramitas de cualquier otro tipo como de abeto o de olivo que también quedan fenomenal.

Las siluetas de casitas son de cartón, de nuestros amigos de Todo Stencil, y son geniales para este tipo de proyectos ya que no pesan nada y además se pueden personalizar, es decir las podemos pintar muy fácilmente. Nosotros hemos decidido dejarlas sin pintar, ya que nos encantaba el contraste con el verde del eucalipto.

Como veis vienen unidas entre sí por pequeñas tiras de cartón, pero las podemos separar muy fácil tan solo con la mano. Este tipo de sets están genial ya que podemos combinar los diferentes elementos que lo componen.

Una vez hemos elegido las casitas que vamos a utilizar, comenzamos a montar nuestras coronas. Para ello nos ayudamos de la pistola de silicona (ya sabéis que nosotros no podemos vivir sin una).

Con la casita ya pegada, pasamos a pegar el eucalipto. En nuestro caso, decidimos poner solo una ramita, pero si queréis que vuestra corona quede más frondosa, tan solo tenéis que añadir más ramitas.

Nos ayudamos de la pistola de silicona poniendo diferentes puntos en los que pegar nuestras ramitas.

En nuestro caso el eucalipto estaba seco, si lo hacéis con uno que no esté tan seco lo podréis moldear mejor, pero a pesar de estar tan seco se puede colocar perfectamente con un poco de cuidado para que no caigan las hojas.

Y vamos repitiendo el proceso con el resto de coronas. Hemos intentado que no queden todas iguales, rodeando algunas por completo con las ramitas y en otras solo una parte.

Para terminar, retocamos algunos pequeños detalles o incluso podemos añadir algún elemento más, como alguna otra silueta o un lazo.

Et Voilà! listas!!! es super sencillo y rápido!

Os dejo por aquí también el vídeo para que lo podáis ver el paso a paso con un poco más de detalle.

Las hemos colocado en casa con la ayuda de un hilo de pescar. Las hemos sujetado con el propio agarre de la balda del salón, para no tener que pegar nada.

Y este es el resultado final!

Creo que me costará mucho quitarlas cuando termine la navidad, ya que además de encantarme como han quedado y lo sencillas que son, me han completado un hueco que tenía en el salón y que estaba empezando a obsesionarme con como decorarlo XD .

Espero que os gusten y que os animéis a hacerlas!

Si queréis alguna idea más de coronas navideñas, en el blog tenéis varias opciones. Tan solo tenéis que poner en el buscador corona y las podréis ver todas!

Besacos a puñaos!!!!