Como ya sabéis hemos hecho algunas reformas / cambios en casa. Muy pronto os lo enseñaremos todo, pero por ahora os podemos ir adelantando pequeñas cositas que hemos hecho, como los cuadros perfumados para el baño que os traemos hoy.

Es lo más sencillo del mundo, pero nos parece una idea genial para decorar al mismo tiempo que creamos un ambiente con un perfume genial (y que podemos cambiar muy fácilmente cuando nos cansemos de él).

Los materiales son:

Como veis, ambos de Ikea, un marco Ribba y una bolsa de pupurri perfumado. Dependiendo de los cuadros que queráis preparar, tantas bolsas necesitaremos.

Con una sola nos da para un marco, aunque cabría algo más no es necesario.

Desmontamos el marco para quitarle todas las protecciones.

Y lo montamos de nuevo evitando la profundidad, es decir, llevando el paspartú a primer plano pegado al cristal.

Con esta nueva disposición, es el momento de colocar nuestra mezcla de flores secas.

Como os decía antes, la aplicamos en su totalidad. Empezamos a esparcirla por el centro y desde ahí saldrá hacia los lados, de este modo se verán todos los trocitos perfectamente.

Una vez la hemos esparcido correctamente, tan solo nos queda cerrar de nuevo nuestro marco. Para ello no es necesario añadir nada más, la propia tapa del marco ejercerá presión sobre las hojas y de este modo no se moverán y quedarán perfectamente.

Es muy importante que la tapa trasera la apretéis bien para que quede todo bien sujeto.

Y listo!

En nada tenéis unos cuadros decorativos geniales y que huelen super bien! además, lo bueno es que cuando nos cansemos, lo podemos modificar muy fácilmente.

Somos muy fans de este tipo de marcos ya que son súper versátiles y los podemos aplicar en espacios muy distintos.

Besacos a puñaos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.