Categoría: tutorial

DIY San Valentín. Decorando un marco de fotos con pasta 3D de colores

Que sí, que todos los años os digo que nosotros no somos muy de San Valentín pero siempre terminamos haciendo algo, y no porque lo celebremos, eh?!.

El caso, que como siempre, este año no sabíamos que hacer, y al final más que el DIY se nos ocurrió la técnica que nos apetecía usar y la adaptamos a un proyecto (sí, somos así de románticos 😉 )

La propuesta que os traemos este año es muy fácil y rápida de hacer -por eso de que siempre os la enseñamos a última hora- y ya veréis como os animáis a hacerla seguro: Un marco de fotos decorado con pasta 3D en colores mate.

Los materiales son muy fáciles de encontrar, además este proyecto es ideal para poder utilizar los restos de pintura que tenemos por casa.

El primer paso es pintar el marco de un color base, nosotros hemos elegido el blanco, ya que queremos que sean las figuras que pondremos después las que destaquen.

La pintura Matt tiene un tiempo de secado muy rápido (similar a la chalk) por lo que mientras que se seca, podemos ir comenzando a hacer la mezcla de gesso con los colores que hemos elegido para los detalles con el stencil.

Efectivamente, la base de nuestra pasta 3D es gesso extradenso también de Pinturas La Pajarita. Nos da el acabado de la pasta 3D y lo bueno es que lo podemos mezclar con cualquier pintura al agua para darle el color que deseemos.

Nosotros hemos elegido la pintura Matt por los colores intensos que tiene y por el acabado mate.

Realizar la mezcla es muy sencillo. Tan solo tenemos que aplicar una pequeña cantidad de gesso y mezclar con la misma cantidad de la pintura que hayamos elegido.

De este modo conseguimos que la pasta gesso sea de los colores que nosotros deseamos. Por esto os comentaba que este proyecto es ideal para utilizar restos de pintura que tengamos por casa.

A continuación, preparamos el stencil para usarlo. Para ello le aplicamos un poco de adhesivo removible en spray de Novasol Spray por el reverso.

Es necesario que lo dejemos secar unos segundos antes de colocarlo en el lugar que deseemos.

Una vez hemos dejado pasar este tiempo, lo colocamos sobre la superficie deseada y presionamos bien para que quede bien pegado por todos los lados.

Un consejo: A pesar de pegar el stencil, os recomiendo que también lo fijéis con un poco de cinta de papel al mismo tiempo que también es recomendable tapar los dibujos cercanos al seleccionado para que no pueda entrar pintura.

Y ahora sí, comenzamos a aplicar la pasta. Para ello nos ayudamos de una paletina para poder extenderla mejor. Lo ideal es ir extendiendo una pequeña cantidad para así y repartiéndola con cuidado.

La extendemos bien por toda la imagen, y una vez está bien repartida, podemos retirar el stencil.

A continuación, repetimos el proceso con el resto de colores e imágenes que queremos usar en la decoración de nuestro marco.

Es muy fácil hacerlo, tan solo tenemos que tener cuidado al aplicar la pasta para que la imagen nos quede perfecta.

De todos modos, si por casualidad nos equivocamos, una ventaja que tiene esta pasta es que es al agua, por lo que si nos damos cuenta enseguida del error, lo podemos retirar con una toallita húmeda y hacerlo de nuevo (nadie notará el error 😉 )

Y ya está, lo dejamos secar bien antes de manipularlo (tarda en secar un poquito más que la pintura) y listo. Tan solo nos queda poner la foto que deseemos y a regalarlo a esa persona especial!

Qué paséis un maravilloso día de San Valentín!!!

Besacos a puñaos!

B L U E M O N D A Y. El lunes más azul del año

Hoy es Blue Monday, desde 2005 conocido como el lunes más triste del año. Esta teoría se le ocurrió a un investigador de la Universidad de Cardiff, quien, con una fórmula matemática, averiguó que el tercer lunes de enero es el más «deprimente» del año.

Al mismo tiempo, hay expertos que desmienten esta teoría y argumentan que no hay motivos para que este lunes sea más triste que cualquier otro y que todo esto no es más que sugestión.

Nosotros estamos más de acuerdo con esta segunda teoría y por ello hoy os traemos un minidiy (todo en tonos azules) para superar este lunes -sea el más triste o no-.

Y para combatirla, qué mejor que llenarlo todo de color! por eso hemos cogido esta mini maceta que teníamos por casa de Ikea, y la vamos a marmolar, así de fácil y así de resultón.

Tan solo necesitamos una cubeta con agua, sprays de diferentes colores, y el objeto que deseemos marmolar.

En nuestro caso, al ser un cubo galvanizado, previamente lo hemos pintado con spray blanco para que después el efecto sea más intenso.

Sí, utilizamos la bandeja giratoria de Ikea para pintar 🙂

Una vez seca esta capa de pintura nos ponemos manos a la obra. El primer paso, llenar la cubeta de agua.

Ahora pintamos sobre el agua (sí, sobre el agua). Hemos elegido los tonos de azul como homenaje a este «Blue Monday» y porque es mi color preferido 😛

Para conseguir diferentes efectos podéis remover el agua haciendo así que los diferentes colores de pintura se mezclen, de este modo, se consigue mayor efecto marmolado.

Y una vez todo está mezclado… ya solo nos queda sumergir el objeto que queremos marmolar, en nuestro caso, la mini maceta de Ikea…

Con solo introducirlo es suficiente. En nuestro caso la parte superior quedará en blanco ya que no lo hemos sumergido en la cubeta por completo. Y ya está! tan sencillo como esto. Mirad qué resultado!:

A mí es un acabado que me encanta y super fácil de conseguir con la pintura en spray.

Y si os animáis a hacer vuestro propio marmolado en tonos azules estáis de suerte. Con motivo del Blue Monday nuestros amigos de Pintyplus están de sorteo. Un lote de sprays azules valorado en más de 100€.

Para participar tenéis que:
• Seguir @pintyplus_oficial
• Dar like a la publicación del 21/01/19 en Instagram
• Dos menciones en comentarios 
Las bases las podréis encontrar en Shakingcolors

Por si no os ha quedado muy claro como hacer el marmolado, os dejo un breve vídeo en el que os mostramos como hacerlo.

Y ahora sí! listo! Con muy poco podemos customizar cualquier objeto y darle un nuevo aire en a penas unos minutos. Mirad que bonita ha quedado la vela también.

Besacos a puñaos!!!

DIY Cartel de madera con Transfer

Como sabéis, este año las chicas de Hanbox decidieron hacer ruido y celebrar, junto a toda la comunidad, el Día del DIY. Además de mucho DIY también lanzaron un concurso entre toda la gente de la comunidad en el que podías ganar un taller en casa con uno de los bloggers de la comunidad.

Las ganadoras de este concurso fueron las chicas de Smelly Crafts, y los encargados de ir a su casa a impartir el taller nada más y nada menos que nosotros.

El taller: un cartel de madera personalizado con tranfer, decoupage y chalk paint.

Esta es la propuesta que nosotros llevamos como ejemplo al taller. Pero vamos a ver el paso a paso por si os animáis a hacer el vuestro.

Comenzamos con los materiales:

El primer paso es hacer cuatro agujeros en la madera con el taladro. Nosotros los hicimos a unos 5 cm de las esquinas.

Después, dividimos la madera en tres zonas delimitándolas con cinta washi de Miarco. La primera de las zonas irá pintada con chalk paint en Spray de Novasol; la segunda con Transfer Directo de Pinturas La Pajarita; y la tercera de ellas con Decuupage.

Una vez tenemos las tres zonas marcadas con la cinta, el primer paso es comenzar a pintar con la chalk en spray. Para ello, ademas de la cinta, cubrimos con un trozo de papel el resto de la madera. El primer color que hemos utilizado es el vede menta.

Recordad que para pintar con spray siempre os recomendamos pintar en perpendicular a la superficie y más o menos a unos 15 cm de distancia para que quede perfecto.

También es importante agitar bien el bote antes de comenzar a pintar, por supuesto 🙂

Al mismo tiempo hemos pintado también las bolas decorativas de madera que pondremos más tarde junto con la cuerda.

Una vez hemos dejado secar (con 10 min. es suficiente) retiramos la cinta y el papel para poder continuar con el resto.

La cinta washi de Miarco es ideal para que las líneas queden perfectas (os la super recomiendo) mirad:

A continuación, del mismo modo que lo hemos hecho antes, pintamos el otro extremo de la madera -donde haremos el decoupage- de color blanco.

Este es un consejo que siempre os doy para hacer el decoupage ya que si pintamos el fondo de blanco los colores de la servilleta se verán mucho mejor y más intensos.

A continuación -y una vez hemos dejado secar bien la pintura- comenzamos con el decoupage; una de mis técnicas preferidas. Como siempre os digo, es muy fácil y podéis aprender a hacerlo en a penas un minuto:

Tan solo tenemos que separar por capas la servilleta y quedarnos solo con la capa de color (normalmente las servilletas suelen llevar 3 capas).

Aplicamos una fina capa de cola para decoupage por toda la zona deseada, en este caso, toda la zona que anteriormente hemos pintado de blanco.

Con la cola bien repartida, es el momento de colocar la servilleta. Debemos tener cuidado de que no se nos rompa, ya que es muy finita. Con ayuda de los dedos comprobamos que está correctamente pegada por toda la zona.

Es el momento de aplicar una segunda capa de cola para decoupage por encima de la servilleta, de este modo la protegemos y nos aseguramos que queda perfectamente pegada. Además, esta segunda capa también nos puede servir como barniz.

Para eliminar los bordes sobrantes de servilleta por la madera, y tal y como habéis visto en el vídeo, los retiramos lijándolos con una lima de las uñas. De este modo quedan perfectos 😉

Ahora llega para mí, uno de los momentos más divertidos: hacer el transfer directo con el rotu y las imágenes de Pinturas la Pajarita. Es muy fácil y rápido y en nada personalizamos la superficie que deseemos. Si todavía no sabes hacerlo, mira este breve vídeo.

Seleccionamos las imágenes y las colocamos sobre la madera. Las sujetamos con un poco de cinta y pasamos el rotulador por encima de ellas ( con solo una vez es suficiente).

Con el depresor, rascamos por toda la imagen -por donde no rasquemos no se trasnferirá la imagen-. Debemos asegurarnos de rascar por toda la imagen para que la trasnsferencia quede perfecta.

Una opción que nos ofrece este transfer, y que a mi me encanta, es que podemos superponer imágenes, es decir, hacer una transferencia encima de otra que habíamos hecho previamente.

Ya casi tenemos nuestro cartel personalizado. Tan solo nos queda añadirle el cordón de palomar para colgar y unos tassels decorativos.

¿De verdad no sabes hacer tassels? es otra de las técnicas super fáciles que aplicamos en este cartel de madera.

Quienes me conocéis sabéis que soy muy fan de las borlas y pompones en decoración. Me parecen un elemento muy fácil (y barato) y que siempre nos puede venir bien para añadir un toque de color o dar un poco de personalidad a un objeto.

Además, hacerlos es muy fácil y nos viene muy bien para utilizar esos restos de lana que tenemos por casa.

Una vez tenemos las borlas terminadas, ya solo nos queda anudarlas en los dos agujeros inferiores de nuestra tabla de madera.

A continuación, pasamos también por los agujeros la cuerda de palomar junto con las bolas de madera para poder colgar nuestro cartel de madera.

Y listo! Ya tenemos nuestro cartel personalizado terminado!

De este modo podemos aprovechar restos de madera que tengamos por casa y darle un toque personal a pequeños rincones.

Nosotros lo hemos puesto en el patio, en nuestro rincón de los cactus. Os pondré una foto en Instagram para que veáis como queda 😉

Y antes de despedirme hoy. Dar las gracias de nuevo a Handbox por confiar en nosotros para este taller y a Smelly Crafts por abrirnos las puertas de su casa y tratarnos tan tan bien!

Que se me olvidaba! os dejo el vídeo del paso a paso, que se que son muchos ;p

Besacos a puñaos!!!

Buscar