Cómo hacemos para trabajar en casa

Hoy nos salimos un poco de los temas sobre los que suelo escribir normalmente, también la situación actual es distinta a como os suelo escribir normalmente.

Sí, yo siempre escribo desde casa -en ocasiones desde el sofá y en pijama- y eso no ha cambiado, pero nuestra actitud, y la situación global sí ha cambiado.

A raíz de esto sois varios quienes nos habéis preguntado sobre cómo hacemos nosotros para trabajar en casa.

Para nosotros, en concreto para mí, trabajar en casa no es nada nuevo. Llevo ya varios años haciéndolo, y aunque reconozco que al principio me costó un poco, al final me acostumbré y como ya sabéis no me arrepiento nada del cambio que hice en mi vida y de tomar la decisión de dedicarme a esto al 100% y desde casa.

En el caso de Raúl es distinto. Él también trabaja en casa pero menos horas que yo, ya que compagina todo esto con otro empleo, que además le hace viajar y desplazarse. Con esta situación, se ahorra viajes, pero sí que ha tenido que hacer algunos cambios y adaptar un poco su «otro» trabajo a las circunstancias de estos momentos.

Como os decía, a nosotros al principio esto de trabajar en casa nos ilusionaba mucho, pero también nos surgieron dudas y nos dimos cuenta de que había cosas que no habíamos previsto, por lo que los primeros días nuestra productividad fue un poco caótica.

Después de tanto tiempo creo que ya estamos preparados para daros algunos consejos sobre como trabajar en casa (y no llevarlo mal).

Organización, horarios….

Para mí esta es la parte más importante. Sin agenda no soy nadie. La sigo utilizando en papel, pero además tengo las notas del movil, Google Calendar y por supuesto, los post-it (sin ellos, muero).

Ambos creemos que la organización es muy importante -y eso que yo soy un caos de persona- pero sin horarios y sin lista de tareas es muy difícil que trabajar desde casa funcione con lo cerca que tienes el sofá y Netflix.

Ponerte un horario, organizarte las tareas que tienes que hacer cada día… esto te ayudará a tener una visión diferente de tu día y a seguir un orden y cumplirlo todo. Y como en cualquier otro trabajo, lo que no hagas hoy, lo tendrás para mañana.

Duchita, vestirte… el pijama es muy cómodo pero no lo lleves puesto 40h a la semana.

Al principio de trabajar en casa estaba emocionadísima, trabajar cómoda, sin agobios… pero pronto me di cuenta que es necesario establecer rutinas como si fueras a la oficina.

En mi caso, me gusta desayunar en pijama y leer los mails, pero después, duchita, vestirme y ponerme manos a la obra. Sí, hay días que la pereza (o el frío) pueden conmigo. Pero a mi, el hecho de vestirme -unas veces más arreglada y otras menos- me ayuda a ser más productiva, a afrontar el día de otra forma…

Salir a la ventana, ver el sol, respirar aire fresco…

Quienes trabajamos en casa nos libramos de atascos y de ver en el ascensor al vecino pesado, lo que implica también que podemos dormir 5 minutillos más, pero también necesitamos oxigenarnos y despejarnos.

Como os decíamos al principio os recomendamos que lo agendéis todo y que os hagáis un horario de trabajo , y por supuesto lo cumpláis. Del mismo modo, es importante que cada cierto tiempo hagáis un descanso, miréis por la ventana, toméis aire fresco… a mí me ayuda mucho a despejar la mente y muchas veces a que las ideas fluyan. Nosotros tenemos el patio, y es nuestra válvula de escape.

Uno de los principales problemas que yo he tenido desde el principio al trabajar en casa es que ya no diferencio los findes de los días entre semana. Esto significa que hay domingos que estoy aburrida y me pongo a adelantar trabajo o directamente, a currar! Puede parecer que esto está bien, pero al final, satura, todos necesitamos descanso y desconexión.

Crea un Espacio de Trabajo.

Tener un espacio de trabajo es muy muy importante.

Esta situación nos ha pillado a todos por sorpresa y está claro que seguro que más de uno y una que se han tenido que adaptar al teletrabajo no tienen en casa un espacio habilitado para ello o simplemente no tenéis espacio en casa.

Nosotros os recomendamos que en la medida de lo posible os creéis un espacio para ello. Al principio, cuando le dices a la gente que teletrabajas o trabajas desde casa piensan el algo así:

Pero no tienen nada que ver con la realidad.

Cuando yo comencé con esto, no tenía ni espacio ni nada, y en poco tiempo lo que dejé de tener era salón en casa. Se llenó de materiales, el ordenador, la cámara de fotos… además de nuestras cosas y nosotros mismos! El agobio llegó a nuestras vidas.

El siguiente paso fue habilitarme una pequeña habitación, que hoy llamamos La Oficina de Jipijapas, pero con el tiempo también se nos quedó pequeña y fue así como creamos nuestro Taller.

Ahora viene cuando me decís que no todo el mundo tiene tanto espacio en casa, y es completamente cierto, pero hay muchas soluciones para crear pequeños espacios de trabajo funcionales e incluso versátiles con muy poco y por muy poco (tan solo con entrar a Pinterest podéis encontrar cientos de ideas).

Como veis los consejos que os damos son muy sencillos, tan solo con aplicarlos veréis como sois más productivos, bendita rutina!!! Ahora que toda nuestra situación ha cambiado, lo que tenemos que hacer es crear una nueva rutina y adaptarnos a ella.

Esperamos que este encierro os sea lo más llevadero posible. Pronto saldremos de esta y todo quedará en una anécdota (eso esperamos).

Mucho animo a todos y todas y por supuesto mil gracias por estar ahí, seguir leyéndonos, viendo tutos en youtube y creando junto a nosotros!

Vamos a intentar darle un poquillo más de vida al blog tanto para animarnos nosotros como para intentar animaros y entreteneros un poco a todos aquellos que estáis al otro lado.

Mientras, nos vemos en las redes sociales.

Besacos a puñaos!!!!

DIY Tapiz decorativo de San Valentín

Se acerca el (para algunos) día más romántico del año, y por supuesto algo teníamos que hacer para inspiraros para ese día.

Como sabéis este año algunos regalos de reyes se adelantaron y nos llegó a casa una Misskuty de Innspiro.

Por supuesto nos moríamos de ganas por probarla y tras varias pruebas con los troqueles y con distintos materiales decidimos enseñaros como funciona con un mini tuto para San Valentín.

Lo vemos??

Nuestra idea es crear un mini tapiz para decorar esa cena o momento especial el 14 de febrero.

Los materiales son muy sencillos:

En a penas 20 minutos podremos tener nuestro tapiz repleto de corazones listo para colgar.

Gracias a Misskuty y sus troqueles podemos cortar los corazones de manera rápida y precisa, y con la ayuda de la pistola de silicona colocarlos de la manera deseada en un santiamén.

Como os decía, el material de nuestros corazones es fieltro, ya que con los troqueles gruesos podéis cortar desde papel hasta tela sin ningún problema.

Los colores elegidos han sido tonos azules para dar así un aire distinto y salirnos del típico rojo. Pero vamos manos a la obra:

Cortar con este tipo de troqueles es muy muy sencillo. Tan solo tenemos que poner sobre la base de corte el fieltro, colocamos encima el troquel y el adaptador.

A continuación, ponemos la máquina en la posición «Diecut» para cortar.

Ahora tan solo tenemos que colocarlo todo sobre la Misskuty y a darle a la manivela!!! XD sin hacer a penas fuerza lo tenemos todo cortado.

Y mirad que bien quedan!!

Ahora repetimos el proceso con los diferentes colores de fieltro que deseamos utilizar.

Una vez tenemos todos los corazones que necesitamos cortados, es el momento de darle forma a nuestro tapiz. Para ello nos vamos a ayudar de la pistola de silicona.

Cortamos 5 trozos de hilo de la misma medida, en nuestro caso son de unos 25 cm.

Una vez los tenemos cortados, con la ayuda de la pistola de silicona caliente los pegamos a nuestra «barra» de madera que será el soporte de nuestro tapiz.

Con los hilos colocados, vamos colocando los corazones. En nuestro caso hemos ido alternando los diferentes colores y formas de estos.

Vamos repitiendo este proceso hasta completar con todos los corazones.

Ahora tan solo nos queda eliminar el sobrante de hilo que nos pueda quedar en la parte inferior.

Con unas velitas y unos pétalos, ya podemos tener la decoración para nuestro momento especial en el día de San Valentín.

Que tengáis un muy feliz y amoroso día de San Valentín.

Besacos a puñaos!!!

DIY reloj con falso patchwork

Uno de los últimos talleres de 2019 fue este reloj con mini hexágonos que tanto triunfó. Y a pesar de que ya ha pasado algún tiempo, todavía teníamos pendiente dejaros por aquí el paso a paso.

Hay veces en las que nos pilla el toro, es cierto. Pero si os prometimos que subiríamos el tuto, lo hacemos 😉

Y aquí está la prueba:

Vamos a ello!!! veamos los materiales:

El primer paso es cortar con gomaeva piezas iguales que las que tenemos de madera. Ello nos ayudará a conseguir un «acolchado» muy similar al que se consigue en patchwork y de un modo muy muy fácil.

Con estas piezas cortadas, ya podemos ponernos manos a la obra para comenzar a crear nuestro reloj.

Vamos a forrar nuestras piezas con las diferentes telas de colores. Para ello nos ayudaremos de una grapadora para que la tela quede bien tensa y consigamos de este modo el efecto deseado.

Tal y como se ve en las fotos, colocaremos primero la tela, después la gomaeva y por último la madera para comenzar de este modo a forrarlas.

La grapadora que nosotros hemos usado es de Salki, al ser eléctrica es muy cómoda y no es necesario hacer fuerza para grapar, pero si tenéis una de las manuales también la podéis usar sin problema, el resultado será el mismo.

La técnica que vamos a emplear es muy similar a la que se utiliza cuando se tapiza pero en este caso a muy pequeña escala. Iremos grapando siempre lados opuestos para que la tela quede con la misma tensión por todos los lados y sin arrugas raras.

Si no tenemos grapadora, también lo podemos hacer con la pistola de silicona caliente.

De este modo lo hacemos en todas las piezas, pero… Atención! en una de ellas debemos hacer un agujero por el que introduciremos el mecanismo del reloj.

Para ello, marcamos el centro en una de las piezas.

Y con el taladro y una broca de madera hacemos un agujero.

Ahora sí, podemos forrar esta pieza del mismo modo que lo hicimos con las anteriores.

En el caso de esta pieza, al tener el agujero, debemos abrirlo también en la tela y la goma, para ello nos ayudamos con un lápiz.

Por el trasero de la pieza, abrimos la tela hasta ver el agujero y lo atravesamos con el lápiz de modo que abramos la gomaeva y la tela.

Y listo! esta será la pieza en la que colocaremos el mecanismo del reloj.

Ahora nos toca, para mí, la parte más importante, y la que más cuesta, decidir la forma de nuestro reloj!

En los talleres siempre digo que el momento en el que decidimos como queremos que quede nuestro proyecto es el más importante y por ello es en el que más tiempo debemos emplear.

Yo os recomiendo que, en este caso, juguéis con las piezas probando formas y combinaciones de telas.

Una vez hemos decidido la forma de nuestro reloj, comenzamos a unir las piezas entre sí por la tarde de atrás con la grapadora.

Tal y como os mostramos en las fotos, os recomendamos que unáis cada uno de los lados con, al menos, un par de grapas para que quede bien sujeto y las piezas no se muevan.

Con las piezas unidas entre sí, es el momento de colocar el mecanismo del reloj. Los nuestros son de Innspiro. Nos gusta el diseño de las saetas rectas y sencillas.

Para montar el mecanismo, os recomendamos siempre seguir las instrucciones del fabricante. Es muy sencillo de montar ya que tan solo tendremos que colocar las piezas en orden y sujetarlas bien.

Y por fin! ya tenemos listo nuestro reloj, tan solo nos queda colocarlo en el lugar deseado 🙂

Qué os parece, os animáis a hacerlo??

Besacos a puñaos!!!