Categoría: DIY

La reforma de nuestro baño

Este es un post de esos que tenía muchas ganas de escribir. Hace ya algunas semanas que os hablamos de que estábamos haciendo una pequeña reforma y algunos cambios en casa y hoy por fin os puedo enseñar que hemos hecho.

Hoy os traemos el cambio que hemos hecho en nuestro baño.

Nuestro baño antes tenía los azulejos pintados en rojo, además de ser un color demasiado estridente, el baño necesitaba un cambio ya que aparecieron problemas con la humedad -es lo que tiene vivir en una casa antigua-.

A raíz de todo eso, decidimos que queríamos un cambio y que necesitábamos que fuera radical.

Por supuesto también eliminamos la bañera para cambiarla por un plato de ducha, mucho más accesible y moderno.

Fijaos si me gustaba poco como estaba antes el baño que se me olvidó hacerle fotos del «antes» para que vierais el cambio. Por suerte tengo algunas del proceso en el que comenzamos a quitar azulejos y a vaciar para que os podáis hacer una idea.

Es cierto que estas fotos quizás no sean las mejores, pero así, podéis apreciar mas el cambio, 😉

El baño lo dejamos completamente vacío ya que cambiamos algunas cosas de sitio y además lo alicatamos de nuevo. Por supuesto, para ello contratamos albañiles, todavía no nos lanzamos con el alicatado.

Os dejo algunas fotos de este proceso:

Solo viendo las fotos de arriba yo ya estaba emocionada…. el cambio se comenzaba a ver con muy muy poco!!! hasta que nos lo dejaron así:

Nosotros nos encargamos de lijar las paredes y pintarlo todo ya que era algo que nos apetecía hacer y con la ayuda de Miarco y Montó Bricolovers fue muy fácil.

Por supuesto, lo primero para poder comenzar son los materiales.

Comenzamos lijando las paredes. En este caso ni siquiera fue necesaria la lijadora eléctrica ya que nos lo dejaron muy bien, solo fue necesario repasar en algunas zonas en concreto.

El techo fue una de las zonas en las que más tuvimos ya que lijar para que no se notaran las zonas de anclaje del pladur. Pero como podéis ver, incluso en esta zona lo hicimos con lija manual ya que eran muy poquitos metros.

A continuación, limpiamos todo el polvo que creamos al lijar y comenzamos a encintar y proteger para poder comenzar a pintar. Para ello utilizamos la cinta brico de enmascarar y el papel de Miarco.

Protegemos todo bien para que no se nos manche nada.

Y comenzamos con nuestra parte preferida, a pintar!!!

El primer paso fue aplicar imprimación universal en el techo. Al ser de pladur es recomendable aplicar imprimación para que la pintura adhiera mucho mejor y sea más duradera.

En ocasiones aplicar imprimación nos puede parecer algo tedioso ya que añadimos un paso más al proceso, pero a la larga es mucho mejor y nos ayuda a conseguir un acabado perfecto así como a preparar la superficie. En muchas ocasiones, a pesar de que añadamos un paso más con la imprimación, nos ayuda a ahorrar tiempo.

El baño lo hemos pintado al completo con rodillo, no es muy grande por lo que no tardamos mucho y nos fue super fácil aplicando el extensor para la zona del techo.

La imprimación la hemos diluido al mínimo con agua, solo un 10% de agua y la dejamos secar entre 24 y 48 horas.

Mientras que la imprimación secaba, comenzamos con la primera capa de las paredes. La pintura que elegimos fue Nordic, de Montó bricolovers. Esta es una pintura plástica mate de alta calidad, cubrición y opacidad, con un acabado mate perfecto. Además, tiene un alto Rendimiento y lavabilidad.

La carta de color está formada por 18 colores nude; nosotros elegimos el Lino Fjäder.

En las fotos parece casi blanco, pero en realizar es un beig muy muy clarito

Del mismo modo que con la imprimación, diluimos ligeramente la pintura con un poco de agua. En este caso la proporción es también un 10%. La dilución recomendada se encuentra entre un 5 y un 20%.

En este caso también la aplicamos con rodillo.

Aplicamos dos capas para que el color quedara algo más intenso y uniforme. Como os decía son tonos pastel y el cierto que hasta que no secan del todo no podemos apreciar el color que realmente es, incluso mientras que seca puede que veamos como si hiciera aguas, pero si tenemos paciencia, en a penas unos minutos vemos como homogeniza y queda perfecto!!!

Una vez con la imprimación del techo completamente seca, comenzamos a pintar esta zona. Para ello hemos utilizado una pintura especifica de cocinas y baños.

Esta pintura es de un blanco intenso, cubre perfectamente y además es lavable. Lo que la hace perfecta para estancias «húmedas» es que contiene un tratamiento anti moho y bacterias.

Después de pintarlo todo y dejarlo secar todo correctamente, comenzamos a eliminar las cintas y papel protector para ver el resultado final.

Estas cintas y papel de Miarco son geniales ya que no dejan ningún residuo (aunque lo dejemos varios días pegado) y además, si lo aplicamos sobre una zona pintada previamente no levanta nada de pintura.

Ya solo nos quedaba limpiar y comenzar a amueblar. Esta parte, la de buscar muebles y decorar todo, sin duda, es la mejor!

Sobre todo porque es cuando se ve el acabado y si ha quedado todo tal y como nos imaginábamos. Con lo feo que era nuestro baño anterior, a mí me cayó una lagrimita al verlo!

Os dejo por aquí también el vídeo que hemos creado para el canal de youtube para que lo podáis ver todo con un poco más de detalle y en movimiento.

Antes de terminar, os cuento un poquillo de donde es cada cosa de las que tenemos en el baño.

Los muebles así como el lavabo y el grifo son de Ikea.

Los accesorios de baño, el espejo, y el grifo de la ducha son de Leroy Merlin

El store también es de Ikea.

Los marcos de fotos de Ikea hackeados los puedes encontrar en el blog y en youtube.

Como os decía, el grifo de la ducha es de Leroy Merlin.

El toallero en escalera de bambú lo podéis encontrar en Ikea.

Y así ha quedado nuestro baño con una pequeña reforma. Un estilo completamente diferente y que se adapta mucho más a nuestras necesidades actuales y nuestro estilo.

Estamos tan contentos con esta reforma!!!

Y a vosotros, qué os parece?

Besacos a puñaos!!!

DIY Pared de pizarra en nuestra cocina

Como ya os hemos venido contando, hemos hecho algunas «reformas» en casa. Algunas de ellas han sido las que queríamos y otras, como la que os enseñamos hoy, ha sido mas bien un cambio por daño colateral.

Os traemos la pizarra de nuestra cocina. A pesar de que suene un poco a drama, ya que en la cocina no queríamos hacer nada por ahora, sí que llevábamos tiempo pensado en añadir una pizarra a modo de decoración. Nuestra cocina es bastante sosa y pensamos que esto le podía dar un toque.

Con la reforma este cambio llegó a marchas forzadas ya que la pared sufrió bastante y algunos azulejos se perdieron, así como medio tabique en uno de los lados fue necesario hacerlo de nuevo.

Así quedó nuestra pared al finalizar la reforma:

Todo eso no habría sido un gran problema si nuestra cocina fuera moderna y actual, pero por supuesto, no lo es. En nuestro caso la cocina tiene ya bastantes años y nos era muy difícil poder encontrar azulejos como los que tenemos y no queríamos tener un muestrario de azulejos en nuestra cocina.

Por ello, le pedimos a los albañiles que nos dejaran el tabique lo más liso posible, y que nosotros nos «inventaríamos» algo para poder disimularlo. Y no podemos estar más contentos con nuestra pizarra.

Al ser negro (un negro tan intenso como este) lo disimula todo y es genial.

Os contamos como lo hemos hecho!

La pintura que hemos elegido ha sido la pintura pizarra en color negro de Montó Brocolovers. Es una pintura genial, que a penas huele y de secado rápido, por lo que enseguida nos convenció.

Tal y como os decía es un negro muy intenso (la podéis encontrar también en otros verde y azul). El bote de es medio litro y os da más o menos para unos 5 metros cuadrados.

Es multisuperfice, cosa que nos encanta, y por ello la aplicamos tanto en la pared lisa, como en los pocos azulejos que nos quedaron vivos -y sin necesidad de imprimación-.

Para aplicarla decidimos utilizar un rodillo, de este modo podemos aplicar finas capas sin tener miedo a las posibles gotas.

Es importante con esta pintura aplicar al menos dos capas, para que cubra perfectamente y toda la pared quede preparada. Si la probáis veréis como con tan solo una capa el cambio es radical, pero de verdad, aplicar dos porque entonces ya alucinaréis con como queda.

Una vez hemos aplicado las dos capas de pintura, y antes de poder dibujar sobre ella, es importante que dejemos secar bien la pared al menos un par de días. De este modo la pintura habrá secado correctamente y podremos pintar sobre ella tantas veces como queramos.

Nosotros hemos decidido hacer un dibujo muy sencillo y para ello nos hemos ayudado, por supuesto, de nuestro mini proyector y de los rotuladores de pizarra de Pentel.

Sí, siempre tenemos el proyector cerca, ya sea para ver una peli, o para decorar cualquier objeto XD

De estos rotus ya os estuve hablando hace unos días en stories. A nosotros nos gustan mucho, ya que gracias a su punta biselada permiten dibujar trazos tanto finos como gruesos.

Y llegó el momento de comenzar a dibujar. Tal y como os contaba, nos ayudamos de nuestro proyector.

Queríamos un dibujo sencillo, sin texto, por lo que al final nos decidimos por unas bombillas decorativas. Al ser una cocina, podríamos haber creado un espacio para lista de la compra, dibujar alguna de nuestras recetas favoritas…

pero.. al lío! vamos a dibujar!

Como veis con la ayuda del proyector es muy fácil (ya sabéis que yo dibujo peor que mal) pero gracias a la proyección, además de que el dibujo queda bien, también conseguimos que quede tal cual el boceto.

Una vez ya hemos dibujado todo, tan solo nos queda retocar -ya sin la ayuda del proyector- por si queremos que algún trazo sea más grueso y listo!

Por cierto, si os equivocáis, simplemente con un trapo húmedo pasamos y borramos sin problema para rectificar y poder seguir dibujando.

Y aquí está:

Nuestra pizarra lista para decorar y para poder escribir en ella todo aquello que necesitemos!

Qué os ha parecido? Os dejo también el vídeo por si nos queréis ver en acción.

Besacos a puñaos!

DIY Marcos Ribba perfumados. Ikea Hack

Como ya sabéis hemos hecho algunas reformas / cambios en casa. Muy pronto os lo enseñaremos todo, pero por ahora os podemos ir adelantando pequeñas cositas que hemos hecho, como los cuadros perfumados para el baño que os traemos hoy.

Es lo más sencillo del mundo, pero nos parece una idea genial para decorar al mismo tiempo que creamos un ambiente con un perfume genial (y que podemos cambiar muy fácilmente cuando nos cansemos de él).

Los materiales son:

Como veis, ambos de Ikea, un marco Ribba y una bolsa de pupurri perfumado. Dependiendo de los cuadros que queráis preparar, tantas bolsas necesitaremos.

Con una sola nos da para un marco, aunque cabría algo más no es necesario.

Desmontamos el marco para quitarle todas las protecciones.

Y lo montamos de nuevo evitando la profundidad, es decir, llevando el paspartú a primer plano pegado al cristal.

Con esta nueva disposición, es el momento de colocar nuestra mezcla de flores secas.

Como os decía antes, la aplicamos en su totalidad. Empezamos a esparcirla por el centro y desde ahí saldrá hacia los lados, de este modo se verán todos los trocitos perfectamente.

Una vez la hemos esparcido correctamente, tan solo nos queda cerrar de nuevo nuestro marco. Para ello no es necesario añadir nada más, la propia tapa del marco ejercerá presión sobre las hojas y de este modo no se moverán y quedarán perfectamente.

Es muy importante que la tapa trasera la apretéis bien para que quede todo bien sujeto.

Y listo!

En nada tenéis unos cuadros decorativos geniales y que huelen super bien! además, lo bueno es que cuando nos cansemos, lo podemos modificar muy fácilmente.

Somos muy fans de este tipo de marcos ya que son súper versátiles y los podemos aplicar en espacios muy distintos.

Besacos a puñaos!