Categoría: tutorial

DIY Marcos Ribba perfumados. Ikea Hack

Como ya sabéis hemos hecho algunas reformas / cambios en casa. Muy pronto os lo enseñaremos todo, pero por ahora os podemos ir adelantando pequeñas cositas que hemos hecho, como los cuadros perfumados para el baño que os traemos hoy.

Es lo más sencillo del mundo, pero nos parece una idea genial para decorar al mismo tiempo que creamos un ambiente con un perfume genial (y que podemos cambiar muy fácilmente cuando nos cansemos de él).

Los materiales son:

Como veis, ambos de Ikea, un marco Ribba y una bolsa de pupurri perfumado. Dependiendo de los cuadros que queráis preparar, tantas bolsas necesitaremos.

Con una sola nos da para un marco, aunque cabría algo más no es necesario.

Desmontamos el marco para quitarle todas las protecciones.

Y lo montamos de nuevo evitando la profundidad, es decir, llevando el paspartú a primer plano pegado al cristal.

Con esta nueva disposición, es el momento de colocar nuestra mezcla de flores secas.

Como os decía antes, la aplicamos en su totalidad. Empezamos a esparcirla por el centro y desde ahí saldrá hacia los lados, de este modo se verán todos los trocitos perfectamente.

Una vez la hemos esparcido correctamente, tan solo nos queda cerrar de nuevo nuestro marco. Para ello no es necesario añadir nada más, la propia tapa del marco ejercerá presión sobre las hojas y de este modo no se moverán y quedarán perfectamente.

Es muy importante que la tapa trasera la apretéis bien para que quede todo bien sujeto.

Y listo!

En nada tenéis unos cuadros decorativos geniales y que huelen super bien! además, lo bueno es que cuando nos cansemos, lo podemos modificar muy fácilmente.

Somos muy fans de este tipo de marcos ya que son súper versátiles y los podemos aplicar en espacios muy distintos.

Besacos a puñaos!

DIY letras Scrabble Tie Dye

Participar en un desafío de Handbox para nosotros siempre es un honor, pero os tenemos que decir que en este último, de la mano de Tintes Iberia, además, nos hemos divertido y disfrutado mucho.

En este caso nos retaban a crear un diy libre utilizando los tintes como elemento principal. A nosotros esto de teñir nos llamaba mucho la atención, y gracias al desafío nos hemos dado cuenta de que es mucho más sencillo de lo que imaginábamos.

Pero…vamos con nuestra propuesta!

Nosotros hemos creado unas falsas letras de Scrabble (de esas que desde hace un tiempo se llevan tanto en decoración) pero Tie Dye. Así además nos parecen mucho más boho y nos encanta el toque que le dan al patio.

Vemos cómo las hemos hecho?

Estos son los materiales:

Como os decimos, teñir es mucho más fácil de lo que parece en un primer momento. Si bien es cierto, lo que más nos costó fue decidir con qué técnica hacerlo, ya que si te pones a buscar info, hay muchas técnicas y a cuál de todas más bonita.

Al final nos decidimos por la más sencilla y tradicional, ya que es la que más controlamos y con la que más cómodos nos sentíamos.

Vamos a verlo paso a paso.

El primer paso es mojar en agua caliente el trozo o trozos de tela que vamos a tintar. En nuestro caso fueron 6 trozos de tela 100% algodón de 23×23 cm.

Humedecemos los trozos de tela durante un rato y los sacamos, escurrimos y reservamos para después.

Ese mismo agua caliente no lo desechamos ya que es en el que después haremos todo el proceso de tintado.

A continuación preparamos el color. Lo normal es tomar un sobre de tinte y verterlo en un vaso con agua caliente. Entonces, removemos bien para que el tinte se diluya.

Consejo: utilizad guantes!

En nuestro caso, queríamos conseguir un color concreto, por lo que decidimos mezclar dos colores entre sí; por que sí! son miscelables!

Queríamos conseguir una especie de «azul aguamarina» y para ello pusimos una parte de amarillo y tres de azul celeste.

Para comprobar que el color queda tal y cómo queremos, podemos hacer pequeñas catas con un trozo de tela hasta comprobar qué nos acercamos al tono que buscamos.

Con el color ya preparado, vertemos sobre la cubeta con el agua caliente el fijador que viene con el tinte.

Y además añadimos sal. La proporción es 5 cucharadas de sal por cada litro de agua.

La sal también nos ayuda a que fije el color ya que actúa como mordiente y así el color no se perderá con los lavados.

Removemos bien antes de aplicar el color.

Con la sal disuelta en el agua, es el momento de aplicar el color que habíamos preparado previamente en el vaso.

Por supuesto, removemos bien antes de comenzar a introducir los trozos de tela.

En este caso, podríamos introducir los trozos de tela tal cual o hacerles diferentes pliegues para que la tela nos quede marcada solo en algunas zonas o incluso para crear formas. Para ello podéis utilizar palos de madera, gomas elásticas, pinzas, la propia tela…

Nosotros, para crear las letras hemos utilizado:

-Unas maderitas de 15×15

-Gomas elásticas

-Letras decorativas de madera

La tela que teníamos previamente reservada y humedecida con agua caliente la ponemos sobre la madera y sobre ella la letra que deseamos grabar. Es importante que lo sujetemos todo bien con las gomas elásticas ya que si la letra se mueve puede que no quede bien definida.

Este proceso lo repetimos con todas las letras que queremos crear.

Con todas las letras listas. Llega el mejor momento, ponernos a tintar.

Para ello, las vamos sumergiendo en la cubeta que teníamos con el tinte y las dejamos dentro durante 40 min.

Podemos meter más de una al mismo tiempo, no hay problema. Nosotros al sumergirla las hemos dejado flotar «a su aire» para que de este modo puedan quedar aguas en el tintado sin ser tan uniforme (la belleza de la imperfección 😉 )

Cuando han pasado los 40 minutos, llega otro momento cumbre: sacarlas y ver cómo han quedado.

Las sacamos con cuidado y cortamos las gomas. A continuación retiramos la letra y… Magia!!!

Cuando la sacamos del agua y vemos que ha quedado definida la letra es importante que la escurramos para retirar el exceso de agua que pueda tener.

Una vez las tenemos todas. Las enjuagamos con agua corriente.

De este modo eliminaremos el sobrante de tinte. A continuación, es el momento de lavar nuestras letras. En nuestro caso los tintes nos llegaron junto con una botella de Norit (qué bien huele) que nos ha ayudado a que la tela quede genial 🙂

Es recomendable que dejéis secar al aire después de lavar. Además, es genial cuando ves cómo va secando y el color que queda!!!

Una vez tenemos nuestros trozos de tela tintados y secos, ya solo queda darle forma. Para ello vamos a utilizar de nuevo las maderas que usamos previamente para tintar.

Colocamos las telas de nuevo sobre la madera. Les damos la vuelta y por el reverso doblamos la tela para que quede bien estirada por su parte delantera -más o menos, como si estuviéramos tapizando-.

A continuación, y con la ayuda de la grapadora, fijamos la tela. Nosotros usamos la grapadora eléctrica de Salki. Nos encanta lo fácil que es grapar con ella y además nos ayuda a conseguir que quede tal y como queremos. Además, al ser eléctrica no tienes que hacer nada de fuerza.

Os recomendamos que cuando grapeis tela siempre lo hagáis en lados contrarios, es decir, un lado y su opuesto. Así la tela quedará mas tensa y no sin ninguna arruga.

También es importante doblarla bien en las esquinas para que queden definidas.

Y aquí el resultado tras graparlas!

Repetimos el mismo proceso con el resto de las letras.

Ahora ya solo nos queda elaborar nuestro mensaje y colocarlas en la pared.

En este caso hemos pensado ponerlas en el patio, ya que nos encanta como ha quedado el color y el toque boho que puede aportar al rincón de las hamacas.

Para sujetarlas, hemos preferido no hacer agujeros y pegarlas con cinta de doble cara Ceys Montack.

Un trozo de cinta, presionamos bien en la zona en la que la queremos colocar y listo!!!

Lo mejor de todo es que confiamos plenamente en esta cinta y sabemos que a pesar de estar en exterior, aguantará perfectamente.

Vemos cómo ha quedado?

Este ha sido nuestra mensaje elegido… aunque la verdad, no descartamos crear alguna letra nueva más adelante e ir cambiando el mensaje.

Qué os parece? En este desafío el nivel está muy alto y la verdad, hay proyectos super bonitos… si los queréis ver todos, no dudéis en buscarlos como #desafiotintesibera, seguro que os animáis a hacer más de uno!

Vamos a seguir con el tie dye a tope este verano!!!

Besacos a puñaos!!!

Cómo instalar un burlete de PVC

Quienes nos seguís sabéis que nos encanta probar y hacer cosas en casa -de echo, tenemos pendientes un par de post de cambios en casa que estamos seguros que os encantarán-.

En este caso, hemos probado un burlete de PVC de Miarco. La puerta de entrada de casa no aislaba del todo bien por la parte de abajo, entraba algo de polvo, y aire.

En este caso pensamos que esta es la mejor opción que podíamos elegir ya que ni siquiera ha sido necesario atornillar.

Como sabéis, en el mercado podéis encontrar diferentes tipos, con cepillo, de goma… nosotros elegimos este ya que es super fácil de instalar y al mismo tiempo queda muy discreto una vez instalado.

Este tipo de burletes miden un metro y los podemos cortar para adaptarlos a la medida de nuestra puerta. Además, existen en diferentes colores para que quede integrado en la puerta y a penas se note.

Son adhesivos, por ello no es necesario atornillar. El adhesivo tiene una garantía de duración de dos años ,y pega perfectamente.

Es importante que al pegarlo la superficie esté limpia y seca, para que adhiera perfectamente.

Os recomendamos que lo vayáis pegando poco a poco y repasando bien para que quede adherido a la distancia que deseamos.

Nosotros lo hemos puesto para que arrastre un poquito, para que así aísle mucho mejor y no pueda entrar polvo de la calle.

Una vez llegamos al borde de la puerta, recortamos el sobrante y listo!!! Ya tenemos nuestra puerta bien aislada, incluso del sonido!

Queda super discreto y a penas se nota. Nosotros estamos encantados con el resultado 🙂

En casa, ¿tenéis burletes instalados? ¿De qué tipo son?

Besacos a puñaos!!!