DIY Cartel de madera con Transfer

Como sabéis, este año las chicas de Hanbox decidieron hacer ruido y celebrar, junto a toda la comunidad, el Día del DIY. Además de mucho DIY también lanzaron un concurso entre toda la gente de la comunidad en el que podías ganar un taller en casa con uno de los bloggers de la comunidad.

Las ganadoras de este concurso fueron las chicas de Smelly Crafts, y los encargados de ir a su casa a impartir el taller nada más y nada menos que nosotros.

El taller: un cartel de madera personalizado con tranfer, decoupage y chalk paint.

Esta es la propuesta que nosotros llevamos como ejemplo al taller. Pero vamos a ver el paso a paso por si os animáis a hacer el vuestro.

Comenzamos con los materiales:

El primer paso es hacer cuatro agujeros en la madera con el taladro. Nosotros los hicimos a unos 5 cm de las esquinas.

Después, dividimos la madera en tres zonas delimitándolas con cinta washi de Miarco. La primera de las zonas irá pintada con chalk paint en Spray de Novasol; la segunda con Transfer Directo de Pinturas La Pajarita; y la tercera de ellas con Decuupage.

Una vez tenemos las tres zonas marcadas con la cinta, el primer paso es comenzar a pintar con la chalk en spray. Para ello, ademas de la cinta, cubrimos con un trozo de papel el resto de la madera. El primer color que hemos utilizado es el vede menta.

Recordad que para pintar con spray siempre os recomendamos pintar en perpendicular a la superficie y más o menos a unos 15 cm de distancia para que quede perfecto.

También es importante agitar bien el bote antes de comenzar a pintar, por supuesto 🙂

Al mismo tiempo hemos pintado también las bolas decorativas de madera que pondremos más tarde junto con la cuerda.

Una vez hemos dejado secar (con 10 min. es suficiente) retiramos la cinta y el papel para poder continuar con el resto.

La cinta washi de Miarco es ideal para que las líneas queden perfectas (os la super recomiendo) mirad:

A continuación, del mismo modo que lo hemos hecho antes, pintamos el otro extremo de la madera -donde haremos el decoupage- de color blanco.

Este es un consejo que siempre os doy para hacer el decoupage ya que si pintamos el fondo de blanco los colores de la servilleta se verán mucho mejor y más intensos.

A continuación -y una vez hemos dejado secar bien la pintura- comenzamos con el decoupage; una de mis técnicas preferidas. Como siempre os digo, es muy fácil y podéis aprender a hacerlo en a penas un minuto:

Tan solo tenemos que separar por capas la servilleta y quedarnos solo con la capa de color (normalmente las servilletas suelen llevar 3 capas).

Aplicamos una fina capa de cola para decoupage por toda la zona deseada, en este caso, toda la zona que anteriormente hemos pintado de blanco.

Con la cola bien repartida, es el momento de colocar la servilleta. Debemos tener cuidado de que no se nos rompa, ya que es muy finita. Con ayuda de los dedos comprobamos que está correctamente pegada por toda la zona.

Es el momento de aplicar una segunda capa de cola para decoupage por encima de la servilleta, de este modo la protegemos y nos aseguramos que queda perfectamente pegada. Además, esta segunda capa también nos puede servir como barniz.

Para eliminar los bordes sobrantes de servilleta por la madera, y tal y como habéis visto en el vídeo, los retiramos lijándolos con una lima de las uñas. De este modo quedan perfectos 😉

Ahora llega para mí, uno de los momentos más divertidos: hacer el transfer directo con el rotu y las imágenes de Pinturas la Pajarita. Es muy fácil y rápido y en nada personalizamos la superficie que deseemos. Si todavía no sabes hacerlo, mira este breve vídeo.

Seleccionamos las imágenes y las colocamos sobre la madera. Las sujetamos con un poco de cinta y pasamos el rotulador por encima de ellas ( con solo una vez es suficiente).

Con el depresor, rascamos por toda la imagen -por donde no rasquemos no se trasnferirá la imagen-. Debemos asegurarnos de rascar por toda la imagen para que la trasnsferencia quede perfecta.

Una opción que nos ofrece este transfer, y que a mi me encanta, es que podemos superponer imágenes, es decir, hacer una transferencia encima de otra que habíamos hecho previamente.

Ya casi tenemos nuestro cartel personalizado. Tan solo nos queda añadirle el cordón de palomar para colgar y unos tassels decorativos.

¿De verdad no sabes hacer tassels? es otra de las técnicas super fáciles que aplicamos en este cartel de madera.

Quienes me conocéis sabéis que soy muy fan de las borlas y pompones en decoración. Me parecen un elemento muy fácil (y barato) y que siempre nos puede venir bien para añadir un toque de color o dar un poco de personalidad a un objeto.

Además, hacerlos es muy fácil y nos viene muy bien para utilizar esos restos de lana que tenemos por casa.

Una vez tenemos las borlas terminadas, ya solo nos queda anudarlas en los dos agujeros inferiores de nuestra tabla de madera.

A continuación, pasamos también por los agujeros la cuerda de palomar junto con las bolas de madera para poder colgar nuestro cartel de madera.

Y listo! Ya tenemos nuestro cartel personalizado terminado!

De este modo podemos aprovechar restos de madera que tengamos por casa y darle un toque personal a pequeños rincones.

Nosotros lo hemos puesto en el patio, en nuestro rincón de los cactus. Os pondré una foto en Instagram para que veáis como queda 😉

Y antes de despedirme hoy. Dar las gracias de nuevo a Handbox por confiar en nosotros para este taller y a Smelly Crafts por abrirnos las puertas de su casa y tratarnos tan tan bien!

Que se me olvidaba! os dejo el vídeo del paso a paso, que se que son muchos ;p

Besacos a puñaos!!!