Nuevo aire a una pandereta con transfer directo

Con la Navidad casi encima ya nos ha entrado el gusanillo y hemos comenzado a sacar la decoración. Como sabéis en casa no es que pongamos muchísimas cosas, pero algo ponemos. 

Buscando, hemos encontrado esta antigua pandereta (aunque no lo parezca, yo soy muy de pandereta XD) y hemos decidido darle un nuevo aire. 

Nos hemos puesto manos a la obra, y con el Tranfer Marker de La Pajarita. y la imagen de un reno navideño ya lo tenemos todo preparado para comenzar la transformación. 

Qué vamos a hacer? pues transferir la imagen del reno sobre la piel de la pandereta – sí, sí, sobre la piel y no sobre la madera-. 

Si bien es cierto que en ocasiones este tipo de piel viene tratada, en esta en concreto la piel se mantiene bastante natural y por ello podemos hacer el transfer directo sin ningún problema. 

Qué como lo hacemos? muy fácil. 

Primero recortamos la imagen (impresa en impresora láser) al tamaño de la pandereta. 

Si queréis que la transferenia de la imagen quede más intensa, os recomiendo que al imprimir le subáis la saturación un poquito (con un 30% basta)

Colocamos la imagen sobre la pandereta y la fijamos con un poco de washi  para que no se mueva. 

Recordad siempre poner la imagen hacía abajo, es decir, en contacto con la superficie donde la queremos transferir. 

A continuación, comenzamos a hacer le transfer. Para ello, pasamos el rotulado por el papel hasta que se vea la imagen impresa -normalmente con tan solo una pasada es suficiente- y rascamos la imagen. Nosotros hemos utilizado un depresor. 

A ser una imagen grande, os recomiedo que lo hagáis por zonas ya que os será mucho más fácil y cómodo. 

Una vez tenemos toda la superficie de la imagen marcada con roulador y rascada con el depresor, es el momento de levantar el papel y ver cómo ha quedado la imagen. Nos atrevemos?

Al levantar la imagen siempre se ve algo más clarito que cuando termina de secar, qué es cuando sube la intensidad de color. 

Qué os parece, a mi me encanta ese efecto “lavado” que consigue, y además me parece brutal poder hacer el transfer sobre este tipo de superficies. 

Me gustó tanto el resultado, que me he venido arriba y hemos hecho otra para que nuestro sobri la pueda llevar al cole. 

Le hemos puesto su nombre y todo para que no la pierda y pueda disfrutar tocando su pandereta en la fiesta de navidad. 

Os tengo que decir que la piel de esta pandereta todavía estaba más tratada que la anterior y aún así ha quedado genial. De verdad, os animo a que probéis el transfer directo sobre distintas superficies porque os va a encantar. 

Para que os quede un poco más claro como utilizar el rotulador, os dejo un mini vídeo en el que lo veréis clarísimo. 


Y ahora sí, ya podemos comenzar a cantar villancicos y disfrutar de la Navidad. 

Besacos a puñaos!!!