DIY San Valentín. Decorando un marco de fotos con pasta 3D de colores

Que sí, que todos los años os digo que nosotros no somos muy de San Valentín pero siempre terminamos haciendo algo, y no porque lo celebremos, eh?!.

El caso, que como siempre, este año no sabíamos que hacer, y al final más que el DIY se nos ocurrió la técnica que nos apetecía usar y la adaptamos a un proyecto (sí, somos así de románticos 😉 )

La propuesta que os traemos este año es muy fácil y rápida de hacer -por eso de que siempre os la enseñamos a última hora- y ya veréis como os animáis a hacerla seguro: Un marco de fotos decorado con pasta 3D en colores mate.

Los materiales son muy fáciles de encontrar, además este proyecto es ideal para poder utilizar los restos de pintura que tenemos por casa.

El primer paso es pintar el marco de un color base, nosotros hemos elegido el blanco, ya que queremos que sean las figuras que pondremos después las que destaquen.

La pintura Matt tiene un tiempo de secado muy rápido (similar a la chalk) por lo que mientras que se seca, podemos ir comenzando a hacer la mezcla de gesso con los colores que hemos elegido para los detalles con el stencil.

Efectivamente, la base de nuestra pasta 3D es gesso extradenso también de Pinturas La Pajarita. Nos da el acabado de la pasta 3D y lo bueno es que lo podemos mezclar con cualquier pintura al agua para darle el color que deseemos.

Nosotros hemos elegido la pintura Matt por los colores intensos que tiene y por el acabado mate.

Realizar la mezcla es muy sencillo. Tan solo tenemos que aplicar una pequeña cantidad de gesso y mezclar con la misma cantidad de la pintura que hayamos elegido.

De este modo conseguimos que la pasta gesso sea de los colores que nosotros deseamos. Por esto os comentaba que este proyecto es ideal para utilizar restos de pintura que tengamos por casa.

A continuación, preparamos el stencil para usarlo. Para ello le aplicamos un poco de adhesivo removible en spray de Novasol Spray por el reverso.

Es necesario que lo dejemos secar unos segundos antes de colocarlo en el lugar que deseemos.

Una vez hemos dejado pasar este tiempo, lo colocamos sobre la superficie deseada y presionamos bien para que quede bien pegado por todos los lados.

Un consejo: A pesar de pegar el stencil, os recomiendo que también lo fijéis con un poco de cinta de papel al mismo tiempo que también es recomendable tapar los dibujos cercanos al seleccionado para que no pueda entrar pintura.

Y ahora sí, comenzamos a aplicar la pasta. Para ello nos ayudamos de una paletina para poder extenderla mejor. Lo ideal es ir extendiendo una pequeña cantidad para así y repartiéndola con cuidado.

La extendemos bien por toda la imagen, y una vez está bien repartida, podemos retirar el stencil.

A continuación, repetimos el proceso con el resto de colores e imágenes que queremos usar en la decoración de nuestro marco.

Es muy fácil hacerlo, tan solo tenemos que tener cuidado al aplicar la pasta para que la imagen nos quede perfecta.

De todos modos, si por casualidad nos equivocamos, una ventaja que tiene esta pasta es que es al agua, por lo que si nos damos cuenta enseguida del error, lo podemos retirar con una toallita húmeda y hacerlo de nuevo (nadie notará el error 😉 )

Y ya está, lo dejamos secar bien antes de manipularlo (tarda en secar un poquito más que la pintura) y listo. Tan solo nos queda poner la foto que deseemos y a regalarlo a esa persona especial!

Qué paséis un maravilloso día de San Valentín!!!

Besacos a puñaos!