Etiqueta: hazlo tú mismo

DIY San Valentín. Decorando un marco de fotos con pasta 3D de colores

Que sí, que todos los años os digo que nosotros no somos muy de San Valentín pero siempre terminamos haciendo algo, y no porque lo celebremos, eh?!.

El caso, que como siempre, este año no sabíamos que hacer, y al final más que el DIY se nos ocurrió la técnica que nos apetecía usar y la adaptamos a un proyecto (sí, somos así de románticos 😉 )

La propuesta que os traemos este año es muy fácil y rápida de hacer -por eso de que siempre os la enseñamos a última hora- y ya veréis como os animáis a hacerla seguro: Un marco de fotos decorado con pasta 3D en colores mate.

Los materiales son muy fáciles de encontrar, además este proyecto es ideal para poder utilizar los restos de pintura que tenemos por casa.

El primer paso es pintar el marco de un color base, nosotros hemos elegido el blanco, ya que queremos que sean las figuras que pondremos después las que destaquen.

La pintura Matt tiene un tiempo de secado muy rápido (similar a la chalk) por lo que mientras que se seca, podemos ir comenzando a hacer la mezcla de gesso con los colores que hemos elegido para los detalles con el stencil.

Efectivamente, la base de nuestra pasta 3D es gesso extradenso también de Pinturas La Pajarita. Nos da el acabado de la pasta 3D y lo bueno es que lo podemos mezclar con cualquier pintura al agua para darle el color que deseemos.

Nosotros hemos elegido la pintura Matt por los colores intensos que tiene y por el acabado mate.

Realizar la mezcla es muy sencillo. Tan solo tenemos que aplicar una pequeña cantidad de gesso y mezclar con la misma cantidad de la pintura que hayamos elegido.

De este modo conseguimos que la pasta gesso sea de los colores que nosotros deseamos. Por esto os comentaba que este proyecto es ideal para utilizar restos de pintura que tengamos por casa.

A continuación, preparamos el stencil para usarlo. Para ello le aplicamos un poco de adhesivo removible en spray de Novasol Spray por el reverso.

Es necesario que lo dejemos secar unos segundos antes de colocarlo en el lugar que deseemos.

Una vez hemos dejado pasar este tiempo, lo colocamos sobre la superficie deseada y presionamos bien para que quede bien pegado por todos los lados.

Un consejo: A pesar de pegar el stencil, os recomiendo que también lo fijéis con un poco de cinta de papel al mismo tiempo que también es recomendable tapar los dibujos cercanos al seleccionado para que no pueda entrar pintura.

Y ahora sí, comenzamos a aplicar la pasta. Para ello nos ayudamos de una paletina para poder extenderla mejor. Lo ideal es ir extendiendo una pequeña cantidad para así y repartiéndola con cuidado.

La extendemos bien por toda la imagen, y una vez está bien repartida, podemos retirar el stencil.

A continuación, repetimos el proceso con el resto de colores e imágenes que queremos usar en la decoración de nuestro marco.

Es muy fácil hacerlo, tan solo tenemos que tener cuidado al aplicar la pasta para que la imagen nos quede perfecta.

De todos modos, si por casualidad nos equivocamos, una ventaja que tiene esta pasta es que es al agua, por lo que si nos damos cuenta enseguida del error, lo podemos retirar con una toallita húmeda y hacerlo de nuevo (nadie notará el error 😉 )

Y ya está, lo dejamos secar bien antes de manipularlo (tarda en secar un poquito más que la pintura) y listo. Tan solo nos queda poner la foto que deseemos y a regalarlo a esa persona especial!

Qué paséis un maravilloso día de San Valentín!!!

Besacos a puñaos!

B L U E M O N D A Y. El lunes más azul del año

Hoy es Blue Monday, desde 2005 conocido como el lunes más triste del año. Esta teoría se le ocurrió a un investigador de la Universidad de Cardiff, quien, con una fórmula matemática, averiguó que el tercer lunes de enero es el más «deprimente» del año.

Al mismo tiempo, hay expertos que desmienten esta teoría y argumentan que no hay motivos para que este lunes sea más triste que cualquier otro y que todo esto no es más que sugestión.

Nosotros estamos más de acuerdo con esta segunda teoría y por ello hoy os traemos un minidiy (todo en tonos azules) para superar este lunes -sea el más triste o no-.

Y para combatirla, qué mejor que llenarlo todo de color! por eso hemos cogido esta mini maceta que teníamos por casa de Ikea, y la vamos a marmolar, así de fácil y así de resultón.

Tan solo necesitamos una cubeta con agua, sprays de diferentes colores, y el objeto que deseemos marmolar.

En nuestro caso, al ser un cubo galvanizado, previamente lo hemos pintado con spray blanco para que después el efecto sea más intenso.

Sí, utilizamos la bandeja giratoria de Ikea para pintar 🙂

Una vez seca esta capa de pintura nos ponemos manos a la obra. El primer paso, llenar la cubeta de agua.

Ahora pintamos sobre el agua (sí, sobre el agua). Hemos elegido los tonos de azul como homenaje a este «Blue Monday» y porque es mi color preferido 😛

Para conseguir diferentes efectos podéis remover el agua haciendo así que los diferentes colores de pintura se mezclen, de este modo, se consigue mayor efecto marmolado.

Y una vez todo está mezclado… ya solo nos queda sumergir el objeto que queremos marmolar, en nuestro caso, la mini maceta de Ikea…

Con solo introducirlo es suficiente. En nuestro caso la parte superior quedará en blanco ya que no lo hemos sumergido en la cubeta por completo. Y ya está! tan sencillo como esto. Mirad qué resultado!:

A mí es un acabado que me encanta y super fácil de conseguir con la pintura en spray.

Y si os animáis a hacer vuestro propio marmolado en tonos azules estáis de suerte. Con motivo del Blue Monday nuestros amigos de Pintyplus están de sorteo. Un lote de sprays azules valorado en más de 100€.

Para participar tenéis que:
• Seguir @pintyplus_oficial
• Dar like a la publicación del 21/01/19 en Instagram
• Dos menciones en comentarios 
Las bases las podréis encontrar en Shakingcolors

Por si no os ha quedado muy claro como hacer el marmolado, os dejo un breve vídeo en el que os mostramos como hacerlo.

Y ahora sí! listo! Con muy poco podemos customizar cualquier objeto y darle un nuevo aire en a penas unos minutos. Mirad que bonita ha quedado la vela también.

Besacos a puñaos!!!

La transformación de nuestra escalera

Como ya os hemos ido adelantando por redes, hemos continuado con la transformación de nuestra casa, y en este caso le ha tocado a la escalera

Tras pensar mucho si cambiarla o no, qué hacerle y demás… decidimos que no queríamos meternos en líos de obras y demás y que lo mejor era una transformación manteniendo la escalera original. 

Vale, primer paso listo. Ahora el siguiente, trasformación? y esto como lo hacemos?

Tras investigar (y pensar mucho) decidimos -y creemos que fue la mejor idea- ponernos en contacto con Belén y Paula, las chicas de Pintar sin Parar

En seguida nos dieron respuesta a nuestra preguntas, y así nació la colaboración a través de la cual nuestra escalera ha dejado de ser «antigüilla» y se ha quedado «requetebonita». 

Efectivamente, la hemos pintado, y con pintura chalk!!! Si bien es cierto que esta pintura no se recomienda para este tipo de superficies. En este caso, desde Fleur y Pintar sin Parar nos recomendaron una imprimación y un barniz que han hecho que esto sea posible. 

Os enseño los materiales y comenzamos con el proceso de transformación. 

Creo que es de las veces que más materiales hemos utilizado

Como siempre en este tipo de proyectos, el primer paso es limpiar bien la superficie a pintar y transformar.  Una vez limpia, encintamos para poder comenzar con la imprimación

Tenemos unos suelos de los más feitos, eh? imaginaros por donde queremos continuar… 

Es el momento de comenzar con la imprimación. En este caso es de tres componentes. Los tenemos que mezclar bien entre si con la ayuda del taladro para poder batir bien. 

Mezclarla es muy fácil y en a penas un par de minutos está lista. Hay que conseguir que una vez están los tres elementos mezclados, tenga una textura similar a la masilla o el cemento. 

Para aplicarla, nos ayudamos con una llana y una paleta para que quede lo más liso posible.  Esta imprimación la tenemos que aplicar por la superficie a pintar. 

Es muy importante el tiempo de secado (24h) sin pisar la superficie. Una vez está completamente seco, toca lijar para dar un acabado perfecto y que quede bien suave y fino. 

Al terminar de lijar, comprobamos que el acabado es tal y como deseamos y limpiamos de nuevo para proceder a pintar (este es el momento que más me gusta) Nosotros comenzamos pintando la huella y los rodapiés ya que era la zona más amplia)

Previamente a pintar, por supuesto, encintamos de nuevo para proteger las zonas que no queremos pintar con este color. 

Como veis para que sea más fácil el proceso nos hemos ayudado de una cubeta y de los rodillos de Fleur, que os tengo que decir que aunque yo soy más de pincel, he disfrutado muchísimo y me encantan!!!

Dejamos secar este primer color (french mood) y seguimos por el frontal de los escalones. Como habéis visto en la foto inicial hemos creado un dibujo de mosaico por lo que primero pintamos la base, en este caso el color elegido fue chalk white. También nos hemos ayudado del rodillo para que la capa de pintura quede bien repartida y sea uniforme. 

Lo dejamos secar todo bien y nos ponemos manos a la obra con mi parte preferida por excelencia, pintar con el stencil. 

El stencil lo cortamos nosotros mismos con ayuda de Silhouette. Esto nos vino genial para poder cortarlo al ancho del escalón y por lo tanto que nos fuera más fácil a la hora de pintar. 

Para pintarlo, por supuesto lo hemos hecho con el pincel de estarcir y un color super bonito como es Malmo Green. 

Este proceso para mi es super relajante, y a pesar de que hay que llevar mucho cuidado y se tarda más que pintando únicamente con el rodillo, tengo que deciros que yo disfruté muchísimo pintándolo. 

El único inconveniente es que nuestras escaleras en una zona en concreto son muy estrechas y eso hacía que fuera un poco complicado moverse, pero por lo demás, yo feliz como una perdiz! 🙂 

Una vez terminé de pintar el stecil, cuando vimos la escalera, casi se nos cae la lagrimilla!!! 

Lo dejamos secar bien, y vamos a por el ultimo paso, el barniz!. En este caso el barniz que nos recomendaron está formado por dos componentes y es mate. (Es muy similar al barniz que se usa para pintar azulejos, pero en este caso, huele menos)

Por supuesto es muy importante mezclar bien ambos componentes. Lo aplicamos por toda la superficie y para ello utilizamos un rodillo de microfibra que es el que recomienda el fabricante. 

Con el barniz, al igual que con la imprimación, es muy importante que respetemos bien los tiempos de secado. Tenemos que estar 24 horas sin pisar para evitar que queden marcas o se ensucie, y listo!!!. Si!!!!! por fin tenemos nuestra escalera terminada!!!! parecía que ese día no iba a llegar, pero por fin llegó y no os podéis ni imaginar mi felicidad, por fin verlas cambiadas y a nuestro gusto, y lo mejor? hecho por nosotros mismos. 

Por supuesto con un proceso como este teníamos que montar un vídeo para que veáis bien el paso a paso y todo el proceso, porque de verdad, nosotros estamos encantados con el acabado y el resultado final. 

Qué os parece? vosotros también pensáis que ahora deberíamos continuar por el suelo?? Creo que el monstruo se ha despertado!!! jajaja

Desde aquí, mil gracias tanto a Fleur como a Pintar sin Parar por su ayuda, consejos y aguantar nuestros cientos de mensajes con dudas. Si no hubiera sido por ellas, esto no habría sido posible, y la verdad, estamos más que enamorados del resultado. 

Besacos a puñaos!!!!

PD: tengo que decir que los dos primeros días pasé  mucho tiempo sentada mirándolas alucinando con el cambio. 

Buscar