Etiqueta: jipicasa

Redecorando en casa. Nuestra experiencia con Posterlounge

Uno de nuestros propósitos para 2019 es continuar arreglando la casa y que esté un poco más bonita. Por ahora parece que lo vamos consiguiendo ya que hemos comenzado a hacer pequeños cambios.

En este caso lo primero que hemos hecho ha sido añadir un nuevo toque a la casa gracias a los cuadros de Posterlounge. Una empresa alemana en la que puedes encontrar láminas y láminas de todos los estilos impresas sobre diferentes superficies.

Nosotros hemos elegido láminas para tres lugares distintos de la casa: El baño de invitados, la escalera y el salón.

Además, elegirlas fue muy fácil, en su web puedes ver las distintas láminas agrupadas por estilos o espacios en las que colocarlas con lo que es intuitivo, y además, el envío tardó menos de lo esperado! 🙂 

Si os soy sincera, cuando vimos que se podían imprimir las láminas sobre madera no nos pudimos resistir!!! bueno, menos en el del baño de invitados 🙂

Al ser de madera no pesan nada, y por ello los hemos podido colocar sobre la pared sin necesidad de hacer agujeros (cosa que me encanta).

Como veis en la foto, lo que hemos hecho ha sido colgarlos con estas miniperchitas adhesivas. Las podéis encontrar en cientos de sitios y aguantan perfectamente el peso de estos cuadros.

Este que veis en la imagen de eucalipto es el que hemos puesto en la escalera (ahora veréis que mi obsesión por el urban junggle continúa).

Las láminas ya vienen preparadas con los agujeros para colgar, por lo que es muy fácil ponerlos.

Nosotros hemos introducido las perchitas y al mismo tiempo, para evitar que se muevan, los hemos reforzado con cinta washi de Miarco para que no se muevan y queden más fijos.

De este modo, las perchitas no se moverán cuando hagamos fuerza al colocarlas sobre la pared.

Ahora tan solo tenemos que retirar el protector del adhesivo para colocar la lámina sobre el lugar deseado.

Presentamos el cuadro sobre la superficie en la que lo vamos a colocar y presionamos para que quede bien pegado y no se mueva.

Como os decía, tenemos que presionar bien para que se adhiera bien a la pared. Lo mejor de este tipo de sujeción es que al retirarlos no dejan marca en la pared, por si decidimos cambiar la lámina de sitio dentro de un tiempo.

Pero bueno, a lo que he venido aquí yo hoy. Mirad que bonito queda el cuadro de eucalipto en la escalera!!!

Después de pintar y darle un nuevo aire a la escalera, esta columna -que es lo primero que ves cuando miras la escalera- se nos quedaba un poco sosa y ahora con el cuadrito la verdad es que queda genial!

El tamaño es más bien pequeño pero para el lugar que es lo elegimos así ya que nos encajaba perfectamente.

Del mismo modo (y también de plantas) hemos elegido tres cuadros más grandes para hacer una composición. También están impresos en madera y por supuesto los hemos colocado del mismo modo que este que os acabo de mostrar pero en este caso en el salón.

¿Veis porqué os decía que continúa mi obsesión por el Urban Junggle?

Vale, nuestro salón todavía le queda mucho, pero oye, de lo que era a lo que es, no veáis lo que ha cambiado.

Pero bueno que me descentro. Las láminas quedan genial, son super fáciles de colocar, y todavía no nos he dicho nada de la impresión, que es genial. Se ve muy bien, muy nítida y los colores son geniales.

Antes de enseñaros la lámina del baño de invitados, os dejo algún detalle más de estos cuadros de madera.

Al colocarlos de esta forma quedan muy pegaditos a la pared y no se mueven nada, por lo que no hay riesgo de que se caigan .

Y por último os enseño una lámina que elegimos para el baño de invitados. Es el baño que tenemos en el salón del patio (o lo que nosotros llamamos la casa chica XD) y es donde generalmente hacemos las cenas con amigos y demás, por eso lo de llamarlo baño de invitados.

Para este lugar elegimos una lámina más desenfadada y divertida impresa en este caso en plexi-alu. Queda como una especie de placa satinada en la que los colores se aprecian perfectamente.

En este caso también la hemos pegado sobre los azulejos, pero con la cinta de doble cara de Ceys. Al igual que en los anteriores casos, la lámina pesa muy poco por lo que nos permite pegarla sin problema y aguanta perfectamente.

Cortamos unos trozos de cinta y los pegamos por una de las caras sobre el lugar donde vayamos a pegar el cuadro. Retiramos el protector del otro lado, y fijamos con fuerza la lámina para que se pegue bien.

Y listo! en a penas un minuto hemos pegado nuestra nueva lámina.

Muy poco a poco pero parece que le vamos añadiendo algo de color a la casa. Este año va a ser el año del cambio radical, ya veréis.

Muchas gracias a Posterlounge por las láminas y por dejarnos tiempo para elegir pensar, y preguntar sobre las diferentes superficies, las diferentes láminas… estamos encantados con como ha quedado todo!! y nos encantan!!!

Ahora creo que tengo que hacer un nuevo pedido para complementar estos y para algunos rincones de casa en los que creo que nos falta algo… seguiremos informando!

Besacos a puñaos!!!

La transformación de nuestra escalera

Como ya os hemos ido adelantando por redes, hemos continuado con la transformación de nuestra casa, y en este caso le ha tocado a la escalera

Tras pensar mucho si cambiarla o no, qué hacerle y demás… decidimos que no queríamos meternos en líos de obras y demás y que lo mejor era una transformación manteniendo la escalera original. 

Vale, primer paso listo. Ahora el siguiente, trasformación? y esto como lo hacemos?

Tras investigar (y pensar mucho) decidimos -y creemos que fue la mejor idea- ponernos en contacto con Belén y Paula, las chicas de Pintar sin Parar

En seguida nos dieron respuesta a nuestra preguntas, y así nació la colaboración a través de la cual nuestra escalera ha dejado de ser «antigüilla» y se ha quedado «requetebonita». 

Efectivamente, la hemos pintado, y con pintura chalk!!! Si bien es cierto que esta pintura no se recomienda para este tipo de superficies. En este caso, desde Fleur y Pintar sin Parar nos recomendaron una imprimación y un barniz que han hecho que esto sea posible. 

Os enseño los materiales y comenzamos con el proceso de transformación. 

Creo que es de las veces que más materiales hemos utilizado

Como siempre en este tipo de proyectos, el primer paso es limpiar bien la superficie a pintar y transformar.  Una vez limpia, encintamos para poder comenzar con la imprimación

Tenemos unos suelos de los más feitos, eh? imaginaros por donde queremos continuar… 

Es el momento de comenzar con la imprimación. En este caso es de tres componentes. Los tenemos que mezclar bien entre si con la ayuda del taladro para poder batir bien. 

Mezclarla es muy fácil y en a penas un par de minutos está lista. Hay que conseguir que una vez están los tres elementos mezclados, tenga una textura similar a la masilla o el cemento. 

Para aplicarla, nos ayudamos con una llana y una paleta para que quede lo más liso posible.  Esta imprimación la tenemos que aplicar por la superficie a pintar. 

Es muy importante el tiempo de secado (24h) sin pisar la superficie. Una vez está completamente seco, toca lijar para dar un acabado perfecto y que quede bien suave y fino. 

Al terminar de lijar, comprobamos que el acabado es tal y como deseamos y limpiamos de nuevo para proceder a pintar (este es el momento que más me gusta) Nosotros comenzamos pintando la huella y los rodapiés ya que era la zona más amplia)

Previamente a pintar, por supuesto, encintamos de nuevo para proteger las zonas que no queremos pintar con este color. 

Como veis para que sea más fácil el proceso nos hemos ayudado de una cubeta y de los rodillos de Fleur, que os tengo que decir que aunque yo soy más de pincel, he disfrutado muchísimo y me encantan!!!

Dejamos secar este primer color (french mood) y seguimos por el frontal de los escalones. Como habéis visto en la foto inicial hemos creado un dibujo de mosaico por lo que primero pintamos la base, en este caso el color elegido fue chalk white. También nos hemos ayudado del rodillo para que la capa de pintura quede bien repartida y sea uniforme. 

Lo dejamos secar todo bien y nos ponemos manos a la obra con mi parte preferida por excelencia, pintar con el stencil. 

El stencil lo cortamos nosotros mismos con ayuda de Silhouette. Esto nos vino genial para poder cortarlo al ancho del escalón y por lo tanto que nos fuera más fácil a la hora de pintar. 

Para pintarlo, por supuesto lo hemos hecho con el pincel de estarcir y un color super bonito como es Malmo Green. 

Este proceso para mi es super relajante, y a pesar de que hay que llevar mucho cuidado y se tarda más que pintando únicamente con el rodillo, tengo que deciros que yo disfruté muchísimo pintándolo. 

El único inconveniente es que nuestras escaleras en una zona en concreto son muy estrechas y eso hacía que fuera un poco complicado moverse, pero por lo demás, yo feliz como una perdiz! 🙂 

Una vez terminé de pintar el stecil, cuando vimos la escalera, casi se nos cae la lagrimilla!!! 

Lo dejamos secar bien, y vamos a por el ultimo paso, el barniz!. En este caso el barniz que nos recomendaron está formado por dos componentes y es mate. (Es muy similar al barniz que se usa para pintar azulejos, pero en este caso, huele menos)

Por supuesto es muy importante mezclar bien ambos componentes. Lo aplicamos por toda la superficie y para ello utilizamos un rodillo de microfibra que es el que recomienda el fabricante. 

Con el barniz, al igual que con la imprimación, es muy importante que respetemos bien los tiempos de secado. Tenemos que estar 24 horas sin pisar para evitar que queden marcas o se ensucie, y listo!!!. Si!!!!! por fin tenemos nuestra escalera terminada!!!! parecía que ese día no iba a llegar, pero por fin llegó y no os podéis ni imaginar mi felicidad, por fin verlas cambiadas y a nuestro gusto, y lo mejor? hecho por nosotros mismos. 

Por supuesto con un proceso como este teníamos que montar un vídeo para que veáis bien el paso a paso y todo el proceso, porque de verdad, nosotros estamos encantados con el acabado y el resultado final. 

Qué os parece? vosotros también pensáis que ahora deberíamos continuar por el suelo?? Creo que el monstruo se ha despertado!!! jajaja

Desde aquí, mil gracias tanto a Fleur como a Pintar sin Parar por su ayuda, consejos y aguantar nuestros cientos de mensajes con dudas. Si no hubiera sido por ellas, esto no habría sido posible, y la verdad, estamos más que enamorados del resultado. 

Besacos a puñaos!!!!

PD: tengo que decir que los dos primeros días pasé  mucho tiempo sentada mirándolas alucinando con el cambio. 

Transformando nuestro mueble de TV

¿Qué tal estos días de Semana Santa? Nosotros hemos parado poco, eso sí, nada de viajes. Nos hemos quedado en casa, transformando nuestro salón y la entrada. A pesar de estar todas las vacaciones con la casa patas arriba y currando mucho, todavía no nos ha dado tiempo a todo, pero… No Worry! lo terminaremos.. y además, creo que me va a dar para varios post.
Nuestro objetivo principal era transformar el salón. Es pequeño, y tiene luz natural, pero estaba pintado de azul (sí, de azul) y eso hacía que pareciera más pequeño. Ya estábamos cansados de ese color y por eso decidimos volver al blanco… Además, los muebles eran cada uno de su madre y de su padre, por lo que hemos decidido simplificar y transformar. Por ahora solo nos hemos quedado con el mueble de la TV, pero lo hemos transformado.
DSC_1398
Así era el susodicho antes de nuestro ataque de transformación. A mi ya me tenía de los pelos, cuanto más lo miraba menos me gustaba, y por eso, además de simplificar lo que tenemos, decidimos darle un cambio.
Por supuesto comenzamos quitándole las puertas y los cajones.


Al quitarle las puerta nos dimos cuenta de que nos gusta mucho más sin ellas. Por lo que decidimos no volver a ponérselas.  Para que no se note que antes habían puertas, enmasillamos los agujeritos de los tornillos para taparlos.
Aplicamos un poco de masilla para madera, dejamos secar y lijamos para que todo quede uniforme.

La idea era cambiarlo todo de color. Al ser un mueble de madera tratada, decidimos imprimar antes de comenzar a pintar para que el acabado sea mucho mejor.
Antes de la imprimación recordad quitar el polvo o suciedad que pueda tener el mueble para que adhiera mejor.

La imprimación que hemos utilizado es la imprimación universal de Novasol Spray, es de secado rápido, cubre mucho, y al ser en spray es muy muy cómoda de aplicar.
Con el buen tiempo que ha hecho estos días, decidimos pintar en el patio para disfrutar del sol y con el spray es muy cómodo pintar y rápido (ya que no nos pudimos ir por ahí, al menos disfrutar un poco del sol y el buen tiempo).
El color elegido para pintar el mueble ha sido el blanco -hemos pasado de los colorines al blanco más absoluto-. Por supuesto también lo hemos pintado con spray de Novasol y en este caso con Chalk Paint ya que el efecto mate empolvado nos encanta!
 

La verdad es que la transformación del mueble ha sido mucho más grande de lo que nosotros esperábamos.
Como va a tener bastante roce y uso, le hemos aplicado también una capa de barniz para que esté más protegido.
DSC_1552
Por supuesto el barniz es mate y también en spray, no modifica nada el color, no amarillea con el tiempo y protege mucho.
Mientras que dejamos secar totalmente el mueble,  nos pusimos a decidir que queríamos hacer con los cajones.
DSC_1413
Teníamos claro que los queríamos mantener ya que los usamos mucho,  pero también teníamos claro que no nos gustaban tal cual eran. Por ello, les quitamos los tiradores -los cambiamos por otros-. Y decidimos forrarlos con papel pintado para darles otro aire.

Forrar los frontales con papel pintado es muy fácil. Seleccionamos el papel que nos gusta (en nuestro caso este es de Leroy Merlin). Aplicamos cola blanca en el frontal (nosotros hemos utilizado la de secado rápido de Ceys),  la extendemos con un pincel de esponja, y colocamos el papel; presionamos bien para que quede bien pegado y dejamos secar. Como consejo os recomiendo que remarquéis bien los bordes para que no se despeguen con el uso.
Una vez seca la cola, eliminamos el sobrante de papel con una lija o con un cúter para que quede al borde.

Como veis cambia muchísimo tan solo con pegarle el papel, y en muy pocos minutos lo tenemos listo y de forma muy muy fácil.
Al mismo tiempo, le cambiamos los tiradores. Como los que tenía no nos gustaban, le hemos puesto unos pequeñitos, en color blanco y con forma de bolita. Son de resina y me encanta como quedan!

Para terminar de ultimar los cajones, hemos pintado los bordes con Chalk Paint blanca de Pinturas La Pajarita para que quede todo más acorde con el nuevo estilo del mueble.

Ahora solo nos queda poner los cajones en su sitio para ver el mueble terminado y con su nuevo estilo!  🙂
Tengo que deciros que estoy encantada con el cambio que le hemos hecho al mueble, si llego a saber que iba a quedar así lo hubiera hecho mucho antes. Voy a enseñaros como ha quedado para ver que os parece.

Os gusta? Yo creo que ha sido todo un acierto quitarle las puertas, parece otro! y el toque de los cajones con lo sencillo que es me gusta mucho. Además una super transformación por muy muy poquito dinero!!
DSC_1565DSC_1575
Voy a disfrutar de mi viejo-nuevo mueble que me tiene encantada!!!
PD: las cestitas también las hemos pintado con spray para darle un toque mint 😉
Besacos a puñaos!!!

Buscar